https://elpais.com/cultura/2019/03/22/babelia/1553255225_983109.html

Resulta evidente que la cantidad se convierte en banalidad cuando no contiene calidad. En España existen potenciales valiosos tanto personales, colectivos o empresariales, pero necesitan que los gobernantes de turno tomen conciencia de ello y se impliquen en su difusión y estimulen sus anhelos creativos. Pienso que la influencia digital puede ser muy positiva  por la cantidad de público con acceso a su contenido, cuando lo que se ofrece resulta atractivo por lo que puede enseñar en todos los ámbitos a condición, de que la ética y el interés por difundir el saber estén presentes.