En un mundo efímero, ignorante y mezquino, el deseo más noble consiste: en que todos puedan acumular abundancia material, conocimiento superior, felicidad y entendimiento.