El País. No, tu historia no da para un libro

Respuesta a un comentario.

La esencia del arte consiste en expresar ideas, emociones o percepciones, y como la vida misma, nunca permanece estático, ni se puede aprisionar en moldes establecidos. Las imposiciones que se relatan en el artículo forman parte de la técnica y las editoriales pueden corregir los textos para adornar el contenido. El escritor puede ser bueno artísticamente y no dominar la técnica a la percepción y es posible que muchos autores, ante la dificultad de ser publicados por grandes editoriales o pequeñas, que exigen una compensación y tampoco la corrección resulte perfecta, opten por la auto publicación a costa de cometer algún fallo técnico. Esto forma parte de los nuevos tiempos y los lectores, aunque detecten posibles errores por las circunstancias ya mencionadas, seguramente que sabrán apreciar el contenido de una obra.

Anuncios

El País. Para olvidarse de la felicidad

La existencia es misteriosa y el poder investigar sobre el misterio puede resultar apasionante. El interesarse por el arte, la mecánica cuántica y todo lo relacionado con la filosofía existencial, nos alejaíar de una existencia monótona y dolorosa, provocada en parte por la ignorancia. Eso puede transformarse cuando los pueblos tengan las necesidades básicas cubiertas y después, los que lo deseen dediquen su tiempo de ocio, a la investigación en todos los campos. En esos términos, la existencia podría convertirse en algo fascinante y esclarecedor.

El País. El enigma sin resolver de lo que nos hace humanos

Leyendo los textos de Rousseau o de Aristóteles, me hago la pregunta, ¿eran inteligentes?

La filosofía existencial es un laberinto apasionante y la mecánica cuántica, un campo infinito sin explorar. Me inclino a pensar que, somos una consciencia inconmensurable, donde solo tenemos acceso a una minúscula parte y en ese pedacito, percibimos cosmos y todo lo que nos rodea. Con esa ignorancia nos permitimos afirmar, que por ser hombres y poseer un lenguaje, somos superiores ¡qué ingenuidad!

EL PAÍS Babelia, pensamiento Breve defensa de un agnóstico

El vacío que inunda mi existencia

me impide afinidad con otra cosa

que no sea el agnóstico sentido

de la duda que acompaña la evidencia.

La inmensidad inalcanzable me rodea,

el deseo de armonía me desvela

y se topa con la regla del más fuerte,

transformando pretensión en ardid quimera.

Sin embargo, el saber de la era cuántica

ilumina el sentido del futuro

que puede transformar en melodía

el agnóstico elixir de la carencia.

Nely  García, poema.

Fragmento de la narrativa en construcción, -Híper consciencia- ciencia ficción.

Recordaba un poema que él había compuesto hacía algunos años. Creía que plasmaba su estado de ánimo actual y decía así.

 

Yo no comprendo la vida, ni tampoco sus razones,

a ciegas voy caminado entre amor y desazones.

Y mi tiempo va pasando con dolores y alegrías,

como todo ser viviente añoro sabiduría.

 

Alejandro pensaba, que era el momento de añadir alguna estrofa.

 

Sé mucho más que sabía pero sigo en la ignorancia,

cuanto más voy descubriendo nuevas sombras van surgiendo.

Con mi consciencia ampliada vislumbro ¡tantos supuestos!

el tiempo del infinito se encuentra sin saber ¿cómo?

en las redes del finito.

¡Morir, ya no es un consuelo!  ¡la identidad, un misterio!

que se instala ¿no sé dónde?, multiplicando vivencias

que escapan a lo consciente, ¡impotencia del presente!

laberinto inalcanzable para el pobre entendimiento.

N. G.