https://elpais.com/cultura/2019/04/16/babelia/1555405829_509552.html ¿En qué creen los ateos?

Nada permanece estático y la humanidad tampoco. Aunque seguimos siendo  ignorantes algo hemos evolucionado pero todavía nos queda mucho por hacer como, erradicar la violencia entre otros comportamientos nocivos, pero  sí lo suficiente para que las enseñanzas ingenuas del pasado ya no sirvan.  Aunque lo transcendente o místico, que originó el nacimiento de las religiones siga existiendo la ciencia continúa investigando sobre el origen del universo “en especial la física moderna” donde la cuántica intuye posibilidades fascinantes con  mística incluida. Los eruditos en la materia intercambian  supuestos sobre si el cosmos se creó a sí mismo, si existe un ente creador o si todo es una creación de la mente. Pienso que la sabiduría solo puede ser humilde, bondadosa y alegre. El primer paso para conseguirla es el que todos los seres tengan cubiertas sus necesidades materiales holgadamente, para después lanzarse a descubrir el ansiado conocimiento, ¡una tarea fascinante!

Anuncios

https://elpais.com/cultura/2019/04/24/actualidad/1556103529_609726.html La cultura, con o sin ministerio propio, esa gran olvidada de las elecciones

¿Cómo se puede obviar algo tan esencial como la cultura?, ella es la base de la evolución humana y me pregunto ¿puede ser que los políticos prefieran sociedades obsoletas y de fácil manejo?. Una sociedad honesta y con cultura suficiente en todos los campos es garante de su buen funcionamiento, y el ejercicio político puede ser un oficio más entre todas las opciones, donde cada individuo puede escoger aquella que más se aproxime a sus sensibilidad o su preparación, pero ¡eso sí! sin que ninguna obtenga privilegios sobre las demás. Un sueño evolutivo indispensable pero lejos de convertirse en realidad viendo las tendencias interesadas de los responsables.

¿

https://elpais.com/cultura/2019/04/21/actualidad/1555869119_508045.html

“La belleza es el esplendor de la verdad” sabia reflexión que Manrique plasmó en el conjunto de sus obras, donde belleza, sosiego y amor, además, de su imaginación creativa recrean él anhelo deseado. La evolución humana solo puede ir acompañada de utopías, donde la belleza y el amor sean el centro. Las especulaciones económicas por parte de los poderosos solo conducen al anquilosamiento existente después de los tiempos. Pienso que las sociedades deben de darse cuenta de que ese es el mismo camino de competición que todos conocemos y consiste, en la repetición de dar vueltas una y otra vez sobre el mismo trayecto sin que nada cambie.

https://elpais.com/cultura/2019/04/17/babelia/1555518324_464946.html

“Vano error de los hombres, que se creen patronos de los altos dones del intelecto”. Esa frase plasma la ignorancia masculina de la época respaldada por colectivos femeninos todos ellos adoctrinados en una cultura muy estrecha. El talento carece de género aunque los matices puedan existir y eso enriquece al conjunto. Quizás algunas de las rechazadas empleando una determinación de titanes pudieron desarrollar sus creaciones libres y seguras, sin las imposiciones académicas que muchas veces malogran los resultados, mientras que otras sucumbieron en el intento. Hoy aunque todavía con algunas limitaciones, las mujeres tenemos voz pero el sonido potente y no armonioso, del género masculino siga escuchándose más.

https://elpais.com/cultura/2019/04/11/babelia/1554996271_573126.html Arquitectura de aire

Nada permanece estático y mucho menos en nuestro tiempo donde el ritmo se acelera exageradamente porque las nuevas tecnologías y la física moderna se entremezclan.  Vanguardia artística, tecnología y utopía, pueden ser una combinación apropiada que conviene tomarse en consideración.  Pienso que el futuro solo puede ser evolutivo  y   utópico, pues las distopías son retrocesos inaceptables.

https://elpais.com/cultura/2019/04/11/babelia/1554999755_907526.html El mar de los dioses y los libros.

En épocas pasadas los pueblos costeros del Mediterráneo se consideraban los eruditos de la cultura, el más significativo “Grecia”. Teniendo en cuenta que las comunicaciones en su mayoría eran por mar, las historias de todo tipo y los saberes, se plasmaron en obras con diferentes líneas para nuestro regocijo. Es evidente que la nostalgia y el amor, hacia sus raíces algunos y otros por identificarse con ese mar cálido y lleno de historia, los artistas se inspiran en él para crear sus obras. Dentro de la globalización actual existen otros lugares interesantes que se integran en el conjunto y crean una diversidad enriquecedora. La mayoría hemos soñado en algún momento con el mar Mediterráneo y utilizado sus culturas como referencias.

El País, Babelia. el tapiz de Dios. Ángela Molina

Según Sephen Hawiking, el espacio siempre va unido con el tiempo pero existen muchas incógnitas sobre el ¿por qué?. El universo es algo fantástico y queda mucho por descubrir. La física cuántica sugiere posibilidades sorprendentes, donde la mística se entrelaza con la ciencia. Mientras no tengamos claro si, el universo es una creación de la mente donde las leyes físicas están presentes de forma racional o no, los artistas encuentran  un campo inagotable donde pueden plasmar la diversidad  de percepciones. ¡Un mundo apasionante!

https://elpais.com/cultura/babelia.html, Plítica hasta en las estanterías.

Los políticos son necesarios mientras las sociedades no evolucionen de forma vertiginosa y puedan coger ellas mismas las riendas de sus vidas cotidianas, pero el conceder tanta importancia a las experiencias de los presidentes o ex y sus afines, me parece una exageración. Pienso que en la efímera existencia los buenos presidentes se volcarían en procurar que todos tuviesen las primeras necesidades cubiertas y al mismo tiempo, estimular el conocimiento en todos los campos. Si lo lograran sería un éxito personal apoyado por el colectivo que les llenaría de satisfacción. Las editoriales saben que los personajes conocidos venden y practicando la ley del más fuerte les publican sus textos. Lo que plasmo quizás sea una fantasía inalcanzable pero, ¿la misma vida no puede ser  un sueño?