Fragmento de la narrativa sin publicar “Híper consciencia”

    Todos estaban sorprendidos gratamente por el descubrimiento.

    —Sobre todo la especie humana -dijo Fedón-, pues siempre habían supuesto que un poder superior había creado el universo y todo lo que contenía. Cada cultura o institución, le ponía un nombre y ese mismo poder era el responsable de que durante la existencia, unos sufrieran más y otros menos, dependiendo de los méritos acumulados. Ahora sabemos, que los supuestos méritos eran las cantidades energéticas acumuladas, por cada ser. También hemos aprendido con la explicación de la híper consciencia, que el poder primero no es el responsable de nada, sino que lo son, el grado de imperfección que tengan  las creaciones, en las cuales él participó prestando el potencial necesario y ellas lo utilizaron para crecer en sabiduría. Todo ese conocimiento resulta fascinante y en apariencia comprensible. También corrobora lo que pensaban algunos en el mundo material, a saber: materia y energía, surgen del mismo centro cósmico y que racionalidad y misticismo,  son la consecuencia de una alineación definida; si las proporciones son equitativas, surgen percepciones sabias y si están desequilibradas, el resultado puede desembocar en percepciones ignorantes donde predomina la ley del más fuerte que todos conocemos.

        —Planta -dijo-, en el mundo vegetal aunque no utilizamos palabras, nos comunicamos  entre nosotras por medio de las raíces y como ya sabéis, también nuestra especie sufrió con la ley del más fuerte y tampoco lo comprendíamos. La revelación nos ha encantado y sobre todo, el saber que nunca volveremos a esa ignorancia.

    Las especies en general se expresaron de forma parecida. Estaban contentos.

    La revelación fascinaba a todos por igual, pero también eran conscientes de que una parte importantes se les escapaba. ¿De dónde procedía el vacío?, pensándolo bien, eso no les importaba demasiado pues los mundos percibidos eran paraísos y ellos podían disfrutarlos como quisieran, de forma material o energética.

    Paloma tomó la palabra.

    —En el mundo animal, nunca le pusimos nombre a nada, quizás por carecer de palabras sin embargo, los gruñidos eran nuestra forma de expresión y los mensajes los captábamos de forma clara y precisa. Tampoco nosotros comprendíamos las desigualdades, ni los sufrimientos que todos conocimos y la mayoría intentaba sobrevivir de forma constante, pues los peligros eran mucho más grandes que los de los humanos, porque servíamos de alimento para casi todas las especies y ahora nuestro regocijo, puede ser superior. El que no conozcamos la naturaleza del agujero negro es un tema menor para nosotros.

    Todos aplaudieron cuando acabó. Y Diotima  -habló.

   —La revelación también ha resultado muy interesante para mí y he sacado conclusiones graciosas. En los primeros tiempos, cuando descendimos a la Tierra para ayudar a los organismos vivos que sufrían, empezamos nuestro trabajo ridiculizando a las jerarquías políticas o familiares y al mismo tiempo, inyectando a las víctimas, la energía que les faltaba para poderse defender. Me he dado cuenta, de que en los mundos evolucionados ocurre algo parecido. Somos nosotros los que hemos logrado el que las jerarquías supremas cambien la percepción de todas las consciencias y para conseguirlo, no les hemos inyectado energía pues les sobra, sino que las hemos convencido para que se fijaran en lo que para ellas eran matices, y hacerlas ver los sufrimientos que causaban esos supuestos matices, en las percepciones imperfectas. La diferencia con los mundos ignorantes consistía en que, las jerarquías de los evolucionados no eran conscientes del daño causado, por no haber revisado convenientemente los entresijos de sus creaciones. En los mundos ignorantes las jerarquías, con tal de mantenerse en el poder no les importaban los sufrimientos ajenos e incluso,…….

https://elpais.com/cultura/2019/03/27/actualidad/1553702694_101809.html

Los humanos siempre cometemos faltas y en el pasados posiblemente eran más horrendas porque la ley del más fuerte se ejecutaba con toda la crudeza obviando los derechos de las personas. Hemos evolucionado pero esa ley sigue vigente aunque amortiguada o camuflada. ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo el pedir perdón por las posibles equivocaciones cometidas en el pasado o en el presente?. La evolución de las sociedades se reconoce por la capacidad de mirarnos sin complejos, admitiendo que nos queda mucho camino por recorrer antes de alcanzar la sabiduría deseada.

Pienso que lo verdaderamente importante es el conseguir bienestar social en todos los pueblos y después estimular el conocimiento necesario tomando consciencia de lo efímera que es la existencia y la necesidad de saber más sobre ella.

https://elpais.com/cultura/2019/03/15/babelia/1552661284_728164.html

Las biografías de personajes reconocidos en la actualidad, donde una gran parte de ellos fueron ignorados en sus épocas me inducen a hacerme preguntas: ¿las dificultades padecidas durante sus vidas materiales sirvieron de algo además de, estimular especulaciones entre: historiadores, marchantes de arte o periodistas?. Teniendo en cuenta que la mayoría tenían inquietudes transcendentales y deseaban explicar lo inexplicable de forma racional “Camus soñaba con fusionar los contrarios”, quizás sus logros personales se sitúan en ámbitos superiores e imposibles de comprensión por el común de los mortales.