Con la Aurora y el Ocaso librerías de León alguna de Gijón y el editor.comercial@lobosapiens.net. 10 €

images

Anuncios

Poema VIVIR SIN SER NADA, extrído del libro EXPRESIÓN Y SENTIMIENTO.

Y llegó ese día donde no soy nada

-perdida en el tiempo-.

Y pasan las horas y vivo sintiendo,

aprecio la vida viviendo el momento.

Los amaneceres despiertan mi cuerpo

y mis emociones se las lleva el viento.

No sé si estoy llena o si estoy vacía,

pero estoy viviendo.

Y vivo mis penas y mis alegrías,

como algo común a todos los seres,

mirando a lo lejos y las cercanías,

repleto el trayecto de espinas y flores.

Siento que mi vida con mi pensamiento

se aleja y no vuelve -sin ningún lamento-,

y mi ser aprecia las cosas pequeñas

pues, no siendo nada, se funde con ellas.

Narrativa ficción, novela corta ENTRE EDITORES Y AUTORES, páginas finales.

Pintura expresionista, Paisaje Composición.

Pintura expresionista, Paisaje Composición.

Páginas siguientes.

    En  el  bosque  encantado  del  universo  las  pequeñas  unidades  con  vida  propia  como  las  células  en  los  cuerpos  forman  un  amalgama  para  construir  los  seres,  y  a  su  vez  ellos,  son  minúsculas  unidades  que  forman  la  unidad  del  universal.  Las  células  que  habitan  nuestro  cuerpo  nacen,  mueren  y  se  desdoblan,  en  el  eterno  comienzo  presente  en  toda  vida.  Luchan  entre  ellas  para  imponerse  rigiéndose  por  la  ley  del  más  fuerte  ajena  a  todo  sentimiento,   mientras  la  entidad  tenga  vida.  Nuestro  cuerpo  en  circunstancias  normales  ignora  las  identidades  que  lo  habitan  y  me  pregunto  ¿Las  células  tendrán  consciencia,  o  vivirán  por  un  resorte  automático?,  ¿Si  estuvieran  dotadas  de  consciencia  y  nosotros  lo  ignoráramos  la  unidad  suprema  haría  lo  mismo  con  la  minúscula  unidad  de  nuestro  ser?.

     Lo  más  evidente  es  que   la  ley  natural  del  más  fuerte,  predomina  en  todos  los  campos  también  en  el  literario,  sin  importar  las  razones  que   llevan  a  conseguir  esa  fortaleza.  “Muchos  son  los  llamados  y  pocos  los  escogidos”,  ese  tópico  me  hace  reflexionar,  ¿formar  parte  de  los  pocos  seleccionados,   o   de  la  mayoría  vulgar tendrá  la  misma  importancia?,  Creía  que  sí,  pues  los  dos  se  mueven  dentro  de  un  tiempo  efímero  y  cambiante;  lo  importante es  el  grado  de  plenitud  que  les  producen  sus  ocupaciones.

    Esos  pensamientos  me  asaltan  de  vez  en  cuando;  ahora  surgieron  al  contemplar  el  bullicio  del  mercado  desde  la  terraza  de  un  café  en  los  soportales  de  la  plaza  mayor.   A  cada  uno  le   mueve  una  ocupación  temporal  mientras  escogen  los  productos  sin  darse  demasiada  cuenta.  El  día  es  espléndido  y  la  plaza  está  sumergida  entre  luces  y  sombras,  las  aureolas  de  los  cuerpos  en  movimiento  crean  una  atmósfera  irreal.

    Se  acercan  unas  conocidas  y  me  devuelven  a  la  realidad  tangible; dos  hermanas  que  superan  los  ochenta  años,  sus  vestidos  elegantes  y  los  cabellos  cuidados,  las  hacer  parecer  más  jóvenes.

—Hola  Marta,  ¿nos  podemos  sentar?

—Claro,  aquí  se  está  muy  bien  observando  a  la  gente como  hacen  sus  compras.

Se  sentaron  y  mientras  llegaba  el  camarero  dije.

—Hace  mucho  que  no  veo  a  vuestra  prima  Matilde -Elena  con  semblante  triste dijo.

 —Está  en  una  residencia  con  Alzheimer.

 —Creía  que  vivía  con  su  hermano.

 —Estuvo  con  él  hasta  que  apareció  la  enfermedad,  ahora  es  él  hermano    y   su  sobrino  los   que  administra  todo  su  patrimonio.

 —Qué  pena  dije,  recuerdo  cuando  estaba  hasta  el  quince  de  cada  mes  ocupada  en  cobrar  el  alquiler  de  sus  pisos  y  locales.

 —Eso  ya  quedó   atrás  —dijo  la  otra.

 —Es  verdad  contesté,  un  día  me  comunicó  que  hubiese  preferido  tener  menos  posesiones  y  cobrar  un  dinero  cada  mes.

 —¿Lo  que  tienes  no  es  suficiente? —Le  había  dicho.

  —No  es  igual  me  molesta  el  tener  que  estar  pendiente  de  cobrar  las  rentas,  algunos  no  pagan  y  tengo  que  recurrir  al  juzgado,  otros  me  denuncian  por  algún  descuido  en  el  mantenimiento  del  inmueble  etcétera,  no  poseo  tranquilidad.

 —Eso  era  verdad  dijo  la  prima  sin  embargo,  podía  ir  vendiendo  para  vivir  tranquila  pero  tocar  el  patrimonio  acumulado  le  producía  espanto.

 —Y ahora  lo  ha  tenido que  dar  porque   se  le  escapaba  de  las  manos- dijo  la otra  prima.

    Estuvimos  un  rato  más  charlando  de  otras  cosas  y  cuando  ellas  se  fueron  hacia  el  mercado  y  yo  de  camino  a  casa,  el  recuerdo  de  Matilde  me  inundó;  ¡otra  vida  truncada  aunque  tuviese  una  fortuna!,  pensaba.

    Ella  misma  me  contó  su  historia  y  el  relato  me  pareció  interesante  para  escribirlo y  había  llegado  el  momento  de  plasmarlo.  Su  vida  es  un  ejemplo  más  de  lo  complejo  y  absurdo  que  es  todo  me  decia.

    Su  padre  era  un  industrial    cuando  estalló  la  guerra  civil,  tenía  prestigio    y  posesiones:  el  ponerse  del  lado  de  los  perdedores  le  costó  el  exilio  y  que  le  confiscaran  el  patrimonio.

     Se  refugió  en  Méjico  con  casi  la  totalidad  de  su  familia  Matilde,  su  madre  y  el  hermano  pequeño;  el  que  ahora  se  ocupaba  de  sus posesiones  ya  estaba  casado  y  la  ideología  no  le  salpicó    pudiéndose  quedar  en  la  ciudad.

    El  padre  era  un  emprendedor  innato  y  a  los  pocos  años  de  estar  en  la ciudad  de  Méjico  tenía  una  empresa  y  acumulado  otro  patrimonio  importante.

   Matilde  trabajaba  en  la  oficina  ayudando  al  buen  funcionamiento.  Era  alta,  tez  morena  y  sin  ser  una  belleza,  tuvo  que  ser  hermosa  en  su  juventud.

    Por  aquellos  tiempos  se  relacionó  con  un  norte  americano y  proyectaban  casarse,  pero  un  mes  antes  de  la  boda  la  abandonó y  ella  con  el  corazón  destrozado  se  entregó  al  trabajo  sin  vislumbrar  otras  posibilidades.

    Habían  transcurrido  treinta  y  cinco  años  de  residencia  en  América  cuando  el  padre  enfermó  y  lo  ingresaron  en  una  residencia  de  lujo.  Recuerdo  como  Matilde  al  llegar  a  ese  punto  suspiro  y  me  dijo.

 —La  última  vivencia  con  mi  padre  fue  en  el  jardín  de  la  residencia,  él  ajeno  a  lo  que  le  contaba  pues  no  me  reconocía.

 —Debe  de  ser  duro  el  que  una  persona  querida  no  te  reconozca-  le dije.

  —Es muy  doloroso  —contestó.

    Al  poco  tiempo  falleció.  Habían  invertido  el  patrimonio  en  la  ciudad  de  origen  y  el  hermano  mayor  les  comunicó  que  el  gobierno  les   había  devuelto  alguna  finca  de  las  confiscadas.

    La  madre  sin  el  marido  y  el  hijo  pequeño  independiente y  con  su  propia  empresa deseó  el  regreso  a  la  ciudad  de  origen;  Matilde  también  lo  deseaba.

    El  barco  se  deslizaba  bajo  un  cielo  azul  balanceado  ligeramente  por  las  aguas.  Matilde  y  su  madre  en  cubierta,  sentadas  en  ambas  hamacas  contemplaban  el  océano  en  silencio:  un  hombre  de  unos  cincuenta  años  bien  parecido  y  con  una  sonrisa  arrolladora  se  acercó.

  —¿Cómo  se  encuentran?

 —Muy  bien  capitán -contestó  Matilde  mientras  su  rostro  se  turbaba  ligeramente.

  —Venía  a  comunicarles  que  esta  noche  tenemos  fiesta  a  bordo y  espero  que  se   diviertan  y  me  conceda  algún  baile   —dijo  mirando  a  Matilde.

  —Echo -contestó.

  La  madre  no  dijo  nada.

   Matilde  también  rondaba  los  cincuenta  años,  con  un  carácter  introvertido pero  conservaba  un  cierto  atractivo.  Su  corazón  dormido  había  despertado  con  la  mirada  penetrante  del  capitán.

   —Ten  cuidado  hija  está  divorciado —dijo  la  madre.

   —Mamá  existen  muchas  parejas  que  se  separan.

    —Lo  sé,  pero  habría  que  averiguar  el  motivo.

    El  capitán  se  esforzaba  en  complacerlas y  el  interés  que  Matilde  le  mostraba  estimulaba  su  comportamiento.

    El  viaje  duró  más  de  un  mes,  los  pasajeros  se  conocían  y  estaban    al  corriente  de  la  posición  económica  de  Matilde  y  su  madre,  incluido  el  capitán.

    A  Matilde  el  viaje  le  pareció  corto pues  ella  estaba  viviendo  los momentos con  intensidad,  mientras  la  madre  se  mostraba  triste.

   Cuando  llegaron  al  destino  el  capitán  les  pidió  la  nueva  dirección  prometiendo  visitarlas;  Matilde  se  apresuró  a  dársela  con  el   evidente  disgusto  de  la  madre.

    Hacía  dos  meses  que  estaban  instaladas  en  un  bello  piso  de  su  propiedad.  Llamaron  a  la  puerta  y  cuando  Matilde  abrió  se  topó  con  el  capitán  sonriente  y  un  bello  ramo  de  flores  rojas  en  las  manos,  Matilde  quedó  estupefacta  y  complacida.

   —¿Creías  que  te  había  olvidado?  —Dijo  él.

    —Tenía  mis  dudas,  pero  pasa.

     En  el  salón  se  encontraba  la  madre.

   —¿Cómo  se  encuentra  señora  Antonia?

   —Bien  gracias  y  ¿usted  capitán?  —Contestó  algo  molesta.

    —Ya  me  ve  en  plena  forma  tengo  un  mes  de  vacaciones  y  quiero  pasarlo  contigo  —dijo  mirando  a  Matilde.

     —Yo  encantada  —le  contestó.

   —Estoy  hospedado  en  un  hotel.

   —Si  le  apetece  puede  instalarse  aquí  tenemos  espacio.

    —Lo   pensaré.

   Después  de  una  larga  conversación  acompañada  de  aperitivo  se  fue.  Al  quedar  solas  su  madre  manifestó  su  malestar.

   —¿Hija  sabes  hacia  adonde  estás  caminando?

   —Sí  mamá  lo  sé,  estoy  empezando  a  vivir.

   —Ojalá  vivas  feliz  hija  yo  tengo  mis  dudas.

  —Desde  que  hemos  llegado  te  veo  triste  mamá.

  —Mira  hija  estuve  soñando  mucho  tiempo  con  el  regreso,  y  ahora  que  estoy  aquí  me  siento  extraña  en  mi  tierra,  la  sociedad  ya  no  es  aquella  que  dejé.

 —Claro  mamá  ha  evolucionado  para  mejor.

 —Puede  ser  pero  además,  tu  padre  y  tu  hermano  quedaron  allá  y  tu  estas  cambiada no  te  reconozco.

 —Deberás  de  estar  contenta  viéndome  feliz.

 —Si  hija  lo  estaría  si  estuviese  segura  de  que  lo  serás,  pero  tengo  la  sospecha  de  que  el  capitán  solo  busca  tu  dinero.

 —¡Qué  pesimista  eres!  no  creo  que  sea  eso,  además  yo  ayudé  a  papá  en  la  empresa  y  conozco  las  reglas  que  no  se   pueden  saltar.

  —Ojalá  sea  verdad  —dijo  resignada.

    Los  días  que  siguieron  Alejandro  que  así  se  llamaba  el  capitán  se  instaló  en  el  piso  y  le  propuso  a  Matilde  una  relación  que  desembocaría    en  matrimonio,  y  ella  aceptó  encantada.  Estaba  de  acuerdo  en  que  los  hijos  de  él  pasaran  unos  días  con  ellos  para  que  los  conociera.

    La  madre  observaba  como  su  hija  se  volcaba  en  atenciones,  hacia  el   capitán  y  sus  jóvenes  hijos  (que  tenían  veinte  y  veintitrés  años  respectivamente)  quedando  ella  en  un  segundo  plano,  con  la  sensación  de  que  también  era  una  extraña  en  su  propia  casa.   Matilde  inmersa  en  su  felicidad  no  lo  percibía.

    Los  hijos  de  Alejandro  estuvieron  ocho  días y  cuando  se  fueron  ellos  continuaron  planificando  la  boda.  Matilde  se  embarcaría  con  él  y  se  casarían  en  Méjico pues  en  España  no  existía  el  divorcio  y  ante  la  ley  él  estaba  casado.

     Habían  salido  a  tomar  unas  copas  como  de  costumbre,  el  alternar  con  conocidos  de  ella  complacía  al  capitán  dando  rienda  suelta  a  su  pedantería.  Cuando  se  dirigían  a  casa  vieron  una  muchedumbre  acumulada  delante  del  edificio, y también  una  ambulancia  y  coches  de  policía.  Su  madre  se  había  lanzado  al  vacio  desde  la  ventana  del  quinto  piso.

    Al  llegar  a  este  punto  del  relato  Matilde  necesitó  una  pausa  para  contener  la  emoción,  yo  también  la  necesito  y  después  continuaré  escribiendo.

    Poso  el bolígrafo  en  la  mesa  y  me  dirijo  al  salón y  enciendo  la  tele.  Los  escándalos  por  corrupción  continúan;  los  periódicos  que  los  destapan  son  castigados  y  los  jueces  que  intentan  juzgar  a  los  supuestos  corruptos  son  apartados  de  sus  trabajos,  ¡no  me  gusta!  apago  la  tele  y  salgo  a  pasear.

   Después  del  funeral  de  su  madre  Alejandro  se  embarcó  solo,  ella  necesitaba  un  tiempo  para  reponerse.

    Pasados  tres  meses  el  capitán  volvió  y  los  dos  se  embarcaron  rumbo  a  Méjico;  allí  se  casaron  y  durante  algunos  años,  ella  le  acompaño  en  los  viajes  como  esposa.

    Matilde  estaba  enamorada  y  fueron  unos  años  relativamente  felices  para  ella.  En  ocasiones   él  le  aconsejaba  poner  su  patrimonio  también  a  su  nombre  para  administrarlo  mejor,  pero  ella  conocía  los  negocios  y  se  negaba y  él  muy  diplomático  no   insistía.

    Cuando  se  jubiló  Alejandro,  se  instalaron  en   el  piso  donde  había  muerto  su  madre.  En  aquella  época  Matilde  había  puesto  un  piso  a  disposición  de  la  hija  del  capitán  en  la  capital  de  España  donde   residía,  y  a  él  le  compro  un  automóvil  de  alta  gama.  Los  gastos  familiares  corrían  a  cargo  de  Matilde;  el  alegaba  que  su  jubilación  la  necesitaba  para  sus  hijos.

   Cuando  comprendió  que  no  le  sacaría  el  patrimonio  el  trato  hacia  ella  empezó  a  ser  despectivo.

    —Eres  una  rácana —le  espetaba  a  veces.

    Otras,  la  trataba  de  ignorante  delante  de  las  amistades  y  eran  frecuentes  las  ausencias  de  más  de  quince  días  sin  previo  aviso.  Cuando  regresaba  y  ella   se  lo  reprochaba  la  contestación  siempre  era  la  misma.

   —Tengo  que  ocuparme  de  mis  hijos,  tú  no  los  tienes.

    Ella  sufría  las  ausencias  en  silencio  cada  vez  más  frecuentes  sospechando  que  existía  algo  más  que  los  hijos:  el  carácter  introvertido  y  el  miedo  a  perderlo  la  paralizaban  y  sin  embargo,  no  pudo  evitar  que  en  la  última  salida  no  volviera.

     Ese  segundo  abandono  la  sumió  en  una  depresión  que  duró  dos  meses  postrada  en  cama,  y  rechazando  cualquier  compañía.  Su  hermano  tuvo  que  emplearse  a  fondo  para  hacerla  comprender  que  el  estar  metida  en  la  cama no  resolvía  nada  y  deterioraba  su  salud.

    Durante  el  encierro  voluntario  a  veces  se  reprochaba  el  no  haber  cedido  a  sus  deseos,   pero  enseguida  la  voz  de  su  madre  retumbaba  en  sus  oídos.

 —Mira  hija,  cuando  te  lo  haya  cogido   todo  te  abandonara.

   Ahora  se  daba  cuenta de que su madre  tenía  razón la hubiese  abandonado  igualmente.

    Cuando  la   conocí   hacía  cinco  años  que  el  capitán  la  había  abandonado.  Recuerdo  un  día  que  estábamos  un  grupo  de  amigas  reunidas  en  un  café,  entre  ellas  Matilde  y  sus  primas.  La  conversación   versaba  sobre  los  fracasos  matrimoniales,  una  de  las  primas  mirándola  le  espetó.

 —Estoy  segura  Matilde  de  que  sigues  enamorada  de  Alejandro  y  si  volviera  lo  acogerías.

  Ella  bajo  la  vista  y  guardó  silencio.  Todas  comprendimos  que  el  comentario  era  cierto.

    Al  acabar  la  historia  de  Matilde  sentí  una  sensación  agradable  por  plasmar  los  avatares  de  una  existencia,  más,  o  menos  similar  a  tantas  otras  ocultas,  que  nacen,  viven  y  mueren,  dentro  de  un  tiempo  efímero  y  cambiante,  donde  todas  las  posibilidades existen  en  el  corto  caminar,  en  una  ruta  ya  trazada  que  nos  conduce  a  todos  hacia  el  mismo  destino.

    Observaba  el  letargo   invernal  de  las  plantas  y  pensaba  en  mis  dos  novelas  más  extensas  y  con  los  contenidos  diferentes que  también  invernaban  esperando  el  momento  de  ser  publicadas.  En  los  árboles  se  percibían  a  penas unos  pequeños  brotes  que  presagiaban  la  eminente  llegada  de  la  primavera;  mis  novelas  tarde,  o  temprano,  encontrarían  la  suya  saliendo  a  la  luz.  Después  harían  solas  el  recorrido  en  el  mundo  literario  donde  podrían  quedar  ocultas  por  las  sombras  de  otras  más  potentes,  o   por  el  contrario  serían  visibles.  Esa  es  la  ley  establecida  y  solo  podía  acatarla   aceptando  con  naturalidad  todas  las  posibilidades.

    Hacía  sol  y aunque  el  ambiente  era  fresco  me  senté  en  un  banco           mirando   el  río   y  el  tranquilo,  e  inexorable  paso  de  sus  aguas  ajenas  a  todo  sentimiento,  en  un  constante  caminar  con  su   musical  murmullo.

    Pensaba  que  cuando  el  escritor  descansa  en  su  interior  existen  nuevos  brotes  en estado  latente  esperando  el  momento  adecuado  para  emerger  igual  que  las  plantas  estando  todo  incluido  en  la  danza  del  eterno  comienzo.

   El  cielo  está  azul  y  la  naturaleza  anuncia  su  eclosión  cíclica,  ¡la  vida  continua!.

(Pido  disculpas  por  los  posibles  fallos  de  escritura).