Pintura expresionista con espátula Pueblo con arroyo y poema, por Nely García

Pueblo  con  arroyo

Óleo lienzo espátula- Nely Garcia

Soy
Soy la inmensidad que me rodea
y los bellos paisajes que contemplo
y la aguda tristeza de mi pena
y también la sonrisa y el requiebro.
Soy la aurora que alumbra la mañana
y el sueño misterioso de la noche
y también la ignorancia y la desgana,
la inquietud, la abundancia y el reproche.
Soy la estrella que provoca la alegría
y el negro resurgir del sufrimiento
y también el nexo que iguala noche y día,
la consciencia de ser en todo tiempo.
Soy mente dominante y posesiva
que llena el espacio de estas cosas
y también soy vacío que aprovecha
caminando despacio hacia la nada.

 

Narrativa Entre editores y autores, novela sin acabar, (Continuará)

fotos de cuadros 234

   Estaba  viendo  el  programa  en  una  cadena  de TVE,  con  el  nombre  de  “saber  y  ganar”.  Una de las preguntas era  decir,  a  quien  iba  dirigida  la  carta  del  escritor  italiano  Emilio  Salgari,  escrita  antes  de  suicidarse  y  la  respuesta  era, a  los  editores.

     Había  escrito  varias  obras,  se  vendían  bien  y  sin  embargo  eran  ellos  los  que  se enriquecían,  a  él  apenas  le  daban  para  sobrevivir.  Su  mujer    tuvo  que  ingresar  en  un  psiquiátrico,  a  causa  de  la  miseria  y  las  dificultades  para  educar  a  los  hijos.  El  mensaje  de  la  carta  era  contundente  y  revelador;  ” os  habéis  enriquecido  a  costa  de  mi  piel,  solo  os  pido  que  asumáis  los  gastos  del  funeral”.

     Esa información me  abrió  los  ojos,  si  un  escritor  reconocido  en  épocas  pasadas,  sirvió  para  engordar  las  cuentas  de  las  editoriales,  sacrificando  su  vida,  ¿qué  podía  esperar  una  debutante  como  yo?.  Había  editado  un  libro  pagando  un  dinero;  era  de  poemas,  algún  relato  corto  y  fotos  de  óleos,  pues  también  pintaba.

     Puse algunos de  mis  textos  en  un  periódico  de  prestigio,  donde  los  lectores  podían  votar,  los  míos  estuvieron  un  tiempo  entre  los  primeros.

     Siempre había soñado con  editar un  libro, que  incluyera  una  parte  de  mi  obra  pictórica  y  literaria, el que la gente me votara y el  haber recibido  un  dinero  extra,  me  ayudaron  a  decidirme.

     Visité a un editor que se ocupaba, de la revista para mayores  donde  participaba.

    Estaba en  la  sala  de espera, cuando  apareció  un  señor de  mediana  edad  sonriente.

  —Hola —le  dije.

   —Soy  una  de  las  personas  que escribe  en  la  revista  —y  le  dí el nombre.

  —Encantado  de  conocerte,  la  forma  que  tienes  de  escribir  me  agrada.

      Cuando le comuniqué que me  gustaría  publicar  un  libro,  sus  ojos  se  iluminaron.  Los  textos  y  las  fotos  de  los  cuadros  las  llevaba  en  un  lapicero  y  se  apresuró para  meterlo  en  el  ordenador,  también  miró  mi  puntuación  en  el  periódico,  que  era  de  cinco  estrellas.

 —¡Haremos  el  libro !—me  dijo.

  —Pero  quiero  saber  cuánto  me  cuesta  —contesté.

 —No  te  lo  puedo  decir  ahora tengo  que  calcular,  ven  a  verme  dentro  de  dos  días.

   Y con aire de triunfo empezó a enseñarme  libros  que  había  editado  y  se  sentía  orgulloso.

   Yo  tenía  una  ligera  idea  de  lo  que  era  un  editor.

   —¿Y  de  mover  la  obra  se  ocupa  usted?

  —No,  nosotros  solo  la  editamos los autores  se  encargan  de  distribuirla  por  las  librerías.

 —¿Pero  yo  creía  que  los  que  editaban  también  la  repartían?

 —Esa  clase  de  edición  no  existe  en  una  ciudad  pequeña  como  la  nuestra   mejor  dicho,  solo  hay  una,  edita  libros  de  viajes  o  cuentos.

    Lo  miré  resignada  y  quedé  de  visitarlo  para  que  me  dijera  el  coste.

   Salí  algo  preocupada,  ¿cómo  iba  yo  a  repartir  los  libros?  Ya  tenía  una  edad  avanzada;  distribuir  por  la  ciudad  no  me  parecía  demasiado  difícil,  pero  no  me  sentía  con  fuerzas  para  hacerlo  fuera.

      Se  me  ocurrió  visitar una  librería  en la cual,  había  comprado  libros  y  la  dueña  me  parecía  amable.

  —Buenas  tardes  dije al  entrar,  voy  a editar  un  libro  y  estoy  algo  perdida,  no  sé  cómo  seguir  los  pasos  de  distribución  —ella  me  miró  y  dijo.

 —Te  aconsejo que  lo  publiques  con  un  editor que  también  distribuya,  me  da  mucha  pena  ver  a  las  personas  que  lo  hacen  por  su  cuenta,  dejan  los  libros  durante  seis  meses  y  después  vienen  recogerlos  con  el  carrito.

 —¿Pero  aquí  no  hay  esa  clase  de  editoriales?

 —Claro  que  hay,  te  voy  a  dar  dos  direcciones.

 Empezó  a  buscar  entre  las  facturas.

 —Estos editan a gente de  esta  ciudad  y su  provincia  pero  les  tiene  que  gustar,  los  otros  editan  todo.

 —ré  a  ver  a  los  primeros.

 —No  sé  si  trabajan  por  la  tarde  son  la seis.

 —No  importa  daré  un  paseo.

     Después de  darle las  gracias  me  acerqué a la editorial,  estaba  cerrada  solo  trabajaban  por  la  mañana.

     Al  día  siguiente  visite  a  la  segunda  dirección,  estaba  más  cerca  de  casa.  Su  ubicación  se  encontraba en el  interior de  un  inmueble y en la oficina  no  había  nadie,  pregunte  y  me  dijeron  que  los  horarios  no  eran  fijos,  me  dirigí  a  la  que  estuve  el  día anterior.

      Estaba  situada  en  un  local,  una  chica  joven  trabajaba  en  el  ordenador  y  el director  estaba  delante  de  otro. Parecían  personas  amables,  le  informé  de  mis  proyectos  y  le  dí  el  bolígrafo  que, igual  que  el  otro  se  apresuró  en  introducirla  en  el  ordenador,  también  miró  los  textos  en  el  periódico.

  —Te  tengo  que  cobrar  pues  no  eres  conocida  y  además  hay  fotos  en  color.

  —¿Si  no  es  mucho?  —Contesté.

    Acto seguido empezamos a concretar el tamaño y  el  papel,  el  precio  requerido  me  pareció  razonable  y  nos  pusimos  de  acuerdo.

     Al  día  siguiente  visité  al  que  editaba  la  revista,  como  habíamos  convenido.  Me  recibió  con  entusiasmo,  como  alguien  que  va a hacer negocio.

 —Bueno  vamos  a  publicar el  libro.

  —Yo  no  sé  cuánto  me  cuesta —contesté.

   —Eso  se  puede  discutir —dijo  sonriente.

   Y me informó  del  coste.  La  cifra  que  me  pedía  era  el  doble que la  del otro,

 —Lo siento, me  lo  hacen  por mucho  menos.

  Cuando dije la cantidad, se apresuró a justificarse diciendo  que  él  había  escogido  el  mejor  papel,  pero  si  lo  cambiábamos  me  lo  hacía  por  lo  mismo.

  —Pero ustedes no mueven la obra  y  yo  no  me  siento  con  fuerza  para  hacerlo.

   Empezó a criticar a la competencia, diciendo  que  solo  les  interesaba  el  dinero,  que  tendrían  la  obra  en  el almacén  un  año  y  después  me  la  devolverían,  y  muchas  cosas  más.  Cuando  se  dio  cuenta  de  que  no  iba  a  convencerme,  me  pidió  que  no  dijera  nada  de  sus  críticas,  y  que  quizás  disponían  de  pagina  Web  y  era  interesante,  yo  no  quería  quedar  mal  pues  continuaba  colaborando  con  la  revista.  Le  dije  que  era  mí  primera  experiencia,  y  si  salía  mal  y  algún  día  escribía  otro  recurriría  a  él.

     ¿El  mundo  de  la  creación,  está  maldito  para  los  autores?  En  mi  juventud,  me  había  mordido  la  necesidad  de  crear  por  medio  de  la  pintura.  Era  una  pasión  arrolladora  que  me  permitía  saltear  las  dificultades;  trabajar,  ocuparme  de  la  familia  y  aguantar  las  críticas  de  mí  marido  que  no  le  gustaba  lo  que  hacía.  Tuve  que  superarme  y  conseguí  que  los  críticos  se  fijaran  en  mí  obra.  Vendía  algún  cuadro,  pero  con  el  importe  compraba  pinturas  y  lienzos,  pues  no  podía  cogerlo  de  la  economía  domestica.

     Conseguí  exponer  en  sitios  importantes,  pero  como  no  estaba  reconocida  se  vendía  muy  poco. La pintura me proporcionaba  placer mientras creaba,  anhelo por exponer lo creado  y  estar entre artistas  que sentían lo mismo  que  yo,  un  mundo  que  me  gustaba; pero  también  sentía  dolor  al  comprender  lo  difícil  que  era  escalar  en  él.

     Mi pasión fue perdiendo intensidad  y  me  costaba  más  vencer  las  dificultades.

      Las  biografías,  de  los  pintores  que  admiraba  y  las  tragedias  de  sus  vidas, (Van-Gogh, Modigliani,  Cezanne etc),  me  hacían  perder  la  ilusión,  ¿si  ellos  con  tanto  talento,  no  consiguieron  el  reconocimiento  en  vida, que  iba  a  esperar  yo?

     Cuando  se  tiene  dinero  pensaba,  se  puede  permitir  la  creación  por  puro  placer, pero cuando no lo tienes y el entorno  está  en  contra,  necesitas  demostrar  que  lo  que  haces  es  importante,  por  medio  de  la  remuneración.

     Había  empezado  a  leer  libros  sobre  la  filosofía  de  la  vida,  y  me  engancharon  las  posibilidades  que  ofrecían  los  textos.  Dejaré  de  pintar  y  regresaremos  a  nuestra  pequeña  ciudad  me  dije  y  continuaré  leyendo,  e   investigando.

      Éramos emigrantes, corrían los años ochenta y muchos compatriotas  regresaban  al  país  de  origen,  nosotros  hicimos  lo  mismo.

    —Voy  a  publicar  un  libro.

  Les  dije  a  las  personas  que  nos  daban  clases  de  escritura  creativa.

   —Mira que  bien —contestaron.

  Pero en sus ojos descubrí primero sorpresa y después disgusto.Con  los  compañeros  pasó  igual,  con  excepción de algunos, en  los  demás  se  notaba  un  sentimiento  de  celos.

     Yo no había  hecho nada excepcional, con un coste moderado pagué la  publicación. Pasado un tiempo tomaba más fuerza el que  los  mordidos  por  algún  afán  creativo,  éramos  utilizados  por  algunos,  criticados  por  otros  y  odiados  por  los  compañeros. ¿Valía la pena  continuar?  Esa  pregunta  me  la  había  hecho  en  el  pasado  y  estuve  inactiva  algún  tiempo  al  regreso  de  París,  pero  la  creación  me   faltaba.  Algo  dentro  de  mí  estaba  incompleto  y  decidí  reanudar  mis  vocaciones,  con  todas  sus  consecuencias.

     Hay profesores y  coordinadores que sienten adoración por  autores  reconocidos;  muchos  de  ellos  sufrieron  en  su  época,  el  pasar  desapercibidos  por  sus  contemporáneos. Estoy convencida de que si vivieran en la actualidad,serían  despreciados  por  los  mismos  que  les  adoran. Pertenecen a  un colectivo  que  solo valora  a  los  autores  cuando  ya  están  consagrados,  incapaces  de  reconocer  el  talento.

     Si  te  presentas  a  un  editor  diciendo,  que  quieres  publicar  un  libro  aunque  no  sea  muy  bueno,  pero  tampoco  demasiado  malo,  te  dirá,  ¡tengo  que  cobrar  por  ello  pues  no  eres  conocida!,  si  le  dices  he  escrito  una  novela  pero  no  puedo  publicarla,  porque  no  tengo  medios.

  —¡La  leeré  ! —te dirá.

Pasado  algún  tiempo  vas  a  recogerla.

  —¡No  he  podido  leerla!, tengo  muchas  ocupaciones  déjala hasta que pueda  ya  te  avisaré.

     Cuando sales constatas lo que  habías  imaginado,  todo  se  mueve por  el  poder  económico.  Aún  sabiéndolo  continuas  escribiendo,  ¿Qué  puedes  hacer  si  es  tu  vida?,  Lo  malo  es  que  ellos  lo  saben.

Caminas  por  el  campo  sientes  la  belleza  del  paisaje,  te  integras  en  él  ¡tienes  que  escribir  esa  sensación!.  Sueñas  con  tu  madre  muerta  hablas  con  ella,  la  ves  igual  que  cuando  estaba  viva,  te  preguntas.

¿Qué  es  sueño  y  que  realidad?, ¿La  vida  puede  ser  un  sueño  especial  largo  a  veces  y  corto  otras?. En  esos  momentos  las  preocupaciones  pierden  valor,  ¿si  lo  que percibo está  provocado por mí mente, (como piensan  algunos) los  editores  y  el  poder económico son una parte de mi sueño?, Y lo escribes. En  ese  momento  te  das  cuenta  de  que  eres  una  privilegiada,  puedes  expresar  lo  que  sientes.

     Tengo  setenta y tres  años,  aproximadamente  los  mismos  que  Céline,  cuando  escribió de Castillo en  Castillo,  el  tiempo  pesa  físicamente,  no  intelectualmente.  Presento  mi  libro  y  mi  obra  pictórica,  en  otra  ciudad  mover  los  lienzos  y  el  discurso  de  presentación  no  me  gusta  y  hace  días  que  me  preocupa.  Pintar  y  escribir  es  otra  cosa.  Pero  decidí  aceptarlo  con  todas  las  consecuencias  ¡y  lo  haré!,  puede que sea la ultima  vez,  quiero decir  exponer mi obra pues  crearla,  tendrá  fin  cuando  ya  no  tenga  fuerzas.

     Cuando  la  preocupación es  fuerte me siento, e intento vaciar la  mente,  pasada  media  hora  vuelvo  a  una  realidad, renovada.

     En  el  pasado  no  podía  soportar, ni comprender el sufrimiento y  as  injusticias,  ahora tampoco! pero creo esclarecer que, esas cosas  son  los  contrario  de  bienestar  y  justicia   y,  salen  del  mismo  punto.  Practicando  el  vacío  de  la  mente,  las  puedes  llevar  al  punto  de  partida.  Me  doy  cuenta  de  que  el  misterio  está  presente  en  toda cosa  y  esa  toma  de  consciencia,  amortigua  los  sufrimientos  y  estimula  el  amor  hacía  la  vida.

     Existen  los  que  escriben  y  al  mismo  tiempo,  simpatizan  con  los  políticos.  Ellos  lo  tiene  más  fácil  para  publicar  gratis  y  obtener un  cierto  prestigio,  pero  carecen  de  libertad  y  para  mí  sería  insoportable.

     He  dedicado  gran  parte  de  mi  vida  a  la  creación, en la última etapa  descubro el placer, dejando que el bolígrafo recorra  los  folios  en  blanco,  creando  personajes y dándoles  vida. Mientras lo  hago,  dejo  que  mí  mente  se  introduzca  en sus  pieles, sintiéndome  la  protagonista  de  cada  historia. Durante  el  tiempo  que  dura  la  composición  de  la  novela  me  convierto  en  creadora,  espectadora  y  personaje.

     —¡No  se  vende  nada!  ¡la  poesía  menos! —eso  dicen  todos.

   —El libro también contiene seis relatos cortos, 24 fotos de  cuadros con  biografía  incluida,  contesto.

     Si  no  escribo  ¿Qué  puedo  hacer?,  ¿Comentar  mis  achaques?,  ¿Ver  la  tele?

     Ya lo sé, escribir es duro  pero  tiene alguna  recompensa.  Invento  una  historia  me  introduzco en el  personaje y vivo otra  vida;  sí  es  joven  me  lo  creo  y  lo  soy.

     ¡La  actualidad!,  pagar  a  hacienda,  como  tengo  dos  pensiones  muy  mínimas  no me retienen,  pero  cuando  se  acumulan  tengo  que  pagar, ¿Qué  haré  cuando  necesite  una  residencia?

     Ya lo dije antes voy  a  presentar  el  libro,  eso  origina  gastos  pero  ¡tengo  que  hacerlo!, el  escribir  conlleva  estos  sacrificios.

     Si  tu  obra  no  da  dinero  la  familia  y  los  conocidos,  no  la  aprecian.

     Si  incluyera escándalos de tu vida, querrían leerla y  si  eran  del  corazón  mejor.  ¡No  importa  continuaré!.

     ¿Mi vida es real? Nacimiento,  adaptación  al  entorno,  sufrir,  amar,  reír,  juventud,  vejez  y  muerte. La existencia siempre es  corta  tiene  un  principio  y  un  fin  como  las  novelas, ¿lo  que  no  permanece  puede  ser  real?  Creo  que  lo  real  permanece, ¿para qué sirve ese paso por la  vida? ¿Podemos aprovecharlo?,  ¿Nos  creemos  inmortales  y  por  eso  no  sabemos  vivir?.

     El viaje, los  dineros, embalar. Me  desplazo a la ciudad  para  conocer  el  local  y  preparar la exposición y  la  presentación  del  libro,  ya  lo  dije,  no  me  gusta,  pero  forma  parte  de  lo  que hago  y  tengo que  seguir el continuo, discontinuo  de  la  vida.

    —¿Eres  Marta  verdad?

   Me  quedo  mirando, una  señora mayor  como  yo se acerca;  soy  Julia,  el colegio  vivencias del  pasado, me recuerda el chico que me  gustaba,  yo  lo  había  olvidado,  ¿cuánta agua había corrido desde entonces?, Sufrimientos, alegrías,  emigración,  pasión,  anhelos.

  —Todo ha quedado atrás y  pasó muy  deprisa, estamos en el último  recorrido

—le  dije.

     Cada  persona  con  su  bagaje;  algunas escalan posiciones con esfuerzo  y  aplicación  y  cuando están en lo alto todo  es más  fácil, yo  las  felicito.

    Lo  repito, me  desplazo a otra ciudad  para presentar el libro, mi prima me  acompaña.

 —¿Sabes? Me dice  por  teléfono, hay novedades en  el  pueblo  una  quinta  tuya  se  casa.

 —¿Quién?

 —Aurora.

—¿Y  con  quién?

  —Con  Luís.

 —¿No  está  enfermo?

 —Ya  lo  creo, lo  han  operado  cuatro  veces  de  cáncer —me  quedo  pensativa.

  —¿A  los  setenta  y  tres  años,  dispone  de  energía  suficiente  para  lanzarse  en  una  aventura  incierta?  —Me  pregunto.

   Los  dos  están  viudos  ella  tiene  ocho  hijos, pero  están  casados  y  vive  sola,  él  tiene  tres  o  cuatro  años  más,  y  dos  hijos,  también  vive  solo.  La  vida  nos  sorprende  hasta  el  último  momento.

     Hoy  se  presenta  un  libro  en  un  hostal  de  lujo  me  han  invitado.

  —Si  quieres  puedes  venir -le  dije  a  una  conocida

 —De  acuerdo-  contestó.

      Las  espero  delante del recinto la acompaña una amiga, entramos,  el  lujo  está  por  todas partes decoración refinada, obras de arte antiguas y modernas, en total  armonía y un ambiente  agradable. El empleado nos indica la sala, llegamos  de  las  primeras  están  poniendo  en  los  asientos,  una  muestra  de  un  perfume caro,  la  sala  se  llena. Lo presenta mí editor, una chic  joven licenciada en filología, un  profesor competente en  la materia, y  el  autor.

     La  historia  parece  interesante;  un relato  de amor que termina en  tragedia  entre un invidente y una prostituta de lujo. El  escritor es un médico en ejercicio que  ha publicado varias obras. Los  gastos de la presentación están patrocinados por  la  marca de un perfume; el protagonista se guiaba por los  olores  y  ese  en  concreto  era  el  centro  de  la  historia.

     Al final de la conferencia nos esperaba un cóctel abundante, en bebidas y pinchos. Mis acompañante  estaban sorprendidas agradablemente.  Muchos  de  los  asistentes eran  asiduos  de estos eventos, se  enteraban por  la  prensa.

      La mayoría había comprado el libro, otros  no, pero  todos se  lanzaban a las  bebidas y a la comida con  avidez; yo solo pude  toma  una  coca  cola,  pues  había  cenado  antes  de  ir.

     ¡Que  diferentes! Pensaba, esas  presentaciones  cuando  tienes  medios,  amigos  y  patrocinadores,  comprendía  la  satisfacción  del  autor.

     Al presentara el mío, el evento será mucho más humilde,  pero no le envidiaba,  cada uno  tiene  que  seguir  su  propia  ruta  y  escribir  me  procuraba  satisfacción.

     Pensaba en Aurora, cuando en  vacaciones  nos veíamos en el  pueblo,  las  dos  nos habíamos casado muy  jóvenes;  ella  tubo  muchos  hijos,  era  de  un carácter  afable y siempre  tenía una sonrisa. En la última  etapa  de  su  vida  optaba  por  las  emociones y aventuras, solo  podía  desearle lo  mejor. Yo misma estaba sumida  en  la  aventura de la creación, el  también  genera  emociones  y  retos.

     Había escrito  una  novela,  se  la  dí  a  leer  a  una  persona  con  reputación  de  entendida, por recomendación del  editor. Le  suplique que  por  favor, me dijera  lo  que le parecía sin ocultarme nada, pues era mí primera y  las  críticas  me  servirían.  Cuando  me  la  devolvió,  me  dijo  que  le  había  gustado.

     Se la llevé  al  editor  diciéndole  que  carecía  de  medios  para  editarla,  pasadas  tres  semanas  le  pregunté,  que  le  había  parecido.

  — Lo siento me  dijo, no  la  he  leído  déjala  un  tiempo  más, pues  tengo  que  leerla  despacio.

  —Bueno avísame cuando la leas.

  Pasado otro mes me  acerque  para  preguntarle, la  empleada me dijo que la  había  ojeado y tenía que hablar conmigo, pero nunca  coincidí  con él,  un  día  la  empleada  me  la  devolvió.

     Desde  Facebook  me  llegó  un  mensaje  y  decía  así.

  —Los escritores noveles tener cuidado con  las  editoriales, pueden dar vuestra  idea  ha  escritores  reconocidos como  ya  ha  pasado en  otras  ocasiones.

 Esa noticia me inquietó un poco, soy una debutante y seguramente no estará bien escrita pero si la corrige un escritor con renombre y la hace suya?. Tengo que  rechazar  esos  pensamientos  pensaba,  si  llega  el  caso  actuaré.

      Las nuevas tecnologías ofrecen la  posibilidad  de  expresarte:  en  una  pequeña  ciudad, siempre han existido los caciques de turno y solo podían tener  voz  los que  ellos  querían,  ahora  se  les  escapa  de  las  manos.

     Me  gusta  leer  los  periódicos  digitales  y  comentar las  noticias, también  en  los blogs con muchos  visitantes. Al  principio lo hacía  por dejar la dirección del mío  para que entrasen, después descubrí que me gustaba participar en  los  comentarios.

     Los  jóvenes  estaban  ilusionados  por  poder  hacer  algo  para  erradicar  las  injusticias  sociales. Yo  creo  que  no  se  puede  cambiar  nada  si  antes  no  tomamos  conciencia  de  que  no  conocemos  nuestra  identidad,  ni  cual  es  nuestro  objetivo  al  pasar  por  la  vida.  Mientras  no  sepamos  eso,  seguiremos  con  el  mismo  egoísmo  y  la  misma  ambición:  esas  cosas  las  decía  en  alguno  de  mis  comentarios pero,  ¿como  quitarles  la  ilusión  que  tienen  los  jóvenes?,  Mientras  estuvieran  convencidos  de  que  se  podían  cambiar  las  cosas  sin  cambiar  antes  el interior de las personas,  seguían  ilusionados.

     Y  los  políticos  a  lo  suyo, mejorar sus posiciones y el  pode  económico. Todas  los humanos editores, autores, instituciones bancarias etcétera y hasta  los  pueblos,  si  no  percibimos  la  vida  como  un  paso  muy  corto, e  ignoramos  para  que  sirve,  nos  aferramos  a lo más comprensible, el  poder  en  cualquiera  de  sus  líneas.

     La  revolución  de  los  jóvenes,  “Democracia  real  Ya”, sigue  su  curso  y  cada  vez  tienen  más  seguidores, quizás logren algunas mejoras me parecería  estupendo. Consideran  que  es  necesario  cambiar  la  legislación,  la  justicia,  la  política  y  el  poder  de  los  bancos,  entre  otras  cosas.  A  mí  me  parece  bien,  aunque  creo  que  será  casi  imposible.

     Están acampados en plaza públicas,  con pancartas que  enuncian  los  privilegios  de  políticos,  los  mercados  y  otras  muchas  cosas.  Los  que  se  acercan  para  observar  son  ciudadanos  muy  variados,  la  mayoría  está  de  acuerdo  con  las  propuestas,  pero  se  van  con  una  sonrisa.  Saben  que  sus  ilusiones  aunque  buenas,  son  casi  imposibles  de  ponerlas  en  práctica;  los  poderosos  defenderán  sus  privilegios  con  uñas  y  dientes.

     Las elecciones municipales y  autonómicas  sé celebraron  y  ganó  la  oposición.  A la mayoría de los votantes lo que les importa, es vivir lo mejor posible y  cuando  la  economía  está  mermada,  se  lanzan  sobre el  partido  que está  en  frente,  con  la  esperanza  de  que  la  restaure.  Lo  que  pueda  pasar  solo  el  tiempo lo dirá.

     Siempre  me  ha  sorprendido la  euforia  que muestran  los  políticos, cuando  ganan  unas  elecciones, no s  percibe en  ellos  ni  un  ápice  de  preocupación  por  las  responsabilidades  que  les  esperan,  sus  caras  solo  reflejan  alegría,  ¿será  por  los  beneficios  que  les  proporcionará  el  poder?.

     La  rutina  siempre  ha  formado  parte  de  la  vida,  pero  en  la  última  etapa  se  hace  más  consciente:  desayuno,  un  poco  de  limpieza,  ducha,  a  veces  escribir,  ordenador,  compras, o alguna actividad como andar por la vereda del  río  comida,  un poco de tele, a  veces  club  de  lectura, o tertulia  literaria, cena  leer  antes  de  dormir.  Aunque  parezca  variado  es  rutinario,  pero  agradable.

   Son las  diez  de la mañana, me  dispongo  realizar una  marcha  con  paso  ligero  de cuarenta minutos. Es una práctica habitual muy beneficiosa, para el  mantenimiento  y  la  forma  del  cuerpo.

     Empiezo por la calle  llamada  la  cerrada,  en  la  cual  está  mi  casa  del  pueblo.  Mis  recuerdos  se  pierden  en  épocas  pasadas,  cuando  solo  era  una  calleja  estrecha  rodeada  de  prados  verdes  y  zarzas  en  las  paredes  de  los  mismos.  Por  la  vereda  de  ellas  fluía  un  reguero  de  agua,  procedente  de  una  fuente  con  seis  caños  situada  a  la  entrada  del  pueblo,  que  servía  para  regar  los  prados  y  huertas.  Ahora  era  una  calle  ancha  con  asfalto  que  hace  unos  años,  el  Ayuntamiento  acondicionó,  abriendo  una  salida  que  antes  no  existía:  por  eso  su  nombre  era  La  Cerrada.  El  poder  vigente  desapropio  una  parte  de  las  fincas  sin  ninguna  compensación,  entre  ellas  la  mía,  diciendo  que  aunque  fuera  más  pequeña,  el  valor  sería  mayor  y  ahí  residía  el  beneficio.

     Al desembocar en la era de  antaño  chales  adosados,  un  polideportivo,  piscina  y un  círculo  de  asfalto  en  construcción  para  bailar  en  las  fiestas.

     Nada  tiene  que  ver  con  aquella  de  mi  niñez.  En  esa  época  la  siega  tocaba  su  fin,  y  la  era  sé  llenaba  de  “feginas”  que  consistía  en  el  conjunto  de  fejes  de  trigo  o  centeno,  acumulados  en  forma  de  montañas  para  que  en  caso  de  lluvia,  el  agua  resbalara  y  no  mojara  el  grano  puesto  en  la  parte  interior,  de  las  mismas.  A  su  sombras  algunos  niños  sentados  o  algún  perro,  mientras  las  vacas  daban  vueltas  en  la  trilla.  Arrastraban  un  tablero  llamado  trillo,  por  debajo  del  cual  había  una  acumulación  de  pequeñas  piedras  cortantes:  eso  permitía  que  la  paja  se  cortara  y  el  grano  cayera. En cima del trillo una  persona  adulta,  o  un  niño,  daban  vueltas  bajo  un  sol  abrasador.

     En  esas  tareas  participaba  toda  la  familia  los  niños  además  de  dar  vueltas,  tenían  que  reponer  de  agua  fresca  el  botijo,  que  estaba  a  la  sombra  de  las  feginas. A mi también me  había  tocado  dar  varios  viajes,  desde  la  fuente  hasta  la  era  en  el  pasado.

     Mientras  caminaba  veía  a  la  gente  de  mis  recuerdos,  todo  era  bullicio  y  trabajo: al  medio  día  se  paraban  momentáneamente,  las  trillas  cuando  llegaba  la  encargada  de  traer la comida, en mi caso era  la  abuela  y  cuando  la  veíamos,  nos  sentábamos  a  la  sombra  de  unos  chopos.  Allí  todos  en  círculo  y  en  el  medio  el  puchero  de  barro  con  el  cocido  y  una  cuchara  para  cada  uno,  (si  había  niños  les  traían  plato)  vaciábamos  el  contenido,  que  consistía  en  primero  los  garbanzos  con  habas  verdes  o  solos  y  debajo  la  sopa  espesa:  después  la  ración  que  dependiendo  de  los  días  podía  ser,  tocino,  carne  chorizo  y  relleno,  o  todos  los  ingredientes  a  la  vez,  íbamos  cogiendo  los  trozos  que  nos  correspondían  que  ya  estaban  cortados  y  los  poníamos  encima  de  una  rebanada  de  pan.  Todos  los  ingredientes  procedían  de  la  propia  cosecha  y  tenían  un  sabor  especial.

     Mientras  comíamos  la  conversación,  tornaba  en  los  acontecimientos  del  día  con  bromas  y  risas,  después  otra  vez  a  dar  vueltas.

   Los trozos del paisaje que  no  sé  habían  modificado,  tenían  el  mismo  perfume  de  antaño:  había  un  sendero  pequeño  rodeado  de  arbustos  y  algún  árbol,  que  me  gustaba  recorrer  y  mientras  lo  hacía,  creía  estar  en  aquel  tiempo  y  no  es  que  fuera  mejor,  pues  en  todos  existen  los  pros  y  las  contras,  solamente que eran diferentes y los recuerdos de la niñez  y  adolescencia,  de  alguna  manera  sé  idealizan.

     Recuerdo como  al  anochecer  jugábamos  al  escondite,  ocultándonos  entre  las  feginas  y  las  parvas.

     Los veranos  ahora  son  diferentes:  cuando  mis  nietos  eran  pequeños,  ¡como  disfrutaba  con  ellos!,  aunque  también  tenía  la  responsabilidad  cuando  sus  padres  no  estaban.  Actualmente  todo es distinto,  ya  no  vienen  solos  traen  a  sus  amigos,  quizás  porque  sus  padres  tienen  un  nivel  económico,  superior  al  de ellos  cuando  tenían  su  edad,  e  intentan  darles  lo  que  ellos  no  tuvieron.  Si  todo  se  lo  ponen  fácil,  crean  una  dificultad  para  enfrentarse  a  la  vida  en  el  futuro,  o  quizás  no.

    Paso  delante  de  la  casa  de  vecinos  que  ya  no  están  y  revivo  su  última  etapa.  Aurelia  y  Benito  estaban  jubilados  ambos  de  RENFE, ella  como  guardabarrera.

     Antes  de  retirarse vivieron  en  sitios  diferentes,  que  la  compañía  les  destinaba.  Siempre  dejaban  tras  de  si  críticas, por  el  abandono  de  sus  cuerpos  y  su  austeridad.

     Aurelia  llegaba  a  casa  en  la  penumbra,  con  su azada  al  hombro. Era  delgaducha  estaba  sucia  y  desaliñada.  La  dedicación  al  trabajo de  la  tierra,  no  le  dejaba  tiempo  para otras  tareas;  además  de trabajar  lo  suyo,  también  lo  hacía  para  ganar  un  jornal.

     Benito  trabajaba  como  ayudante  de  albañil  y también  llegaba tarde.

     Sacrificaban un cerdo  como  todos  en  el  pueblo,  pero  solo  dejaban  para  su  consumo,  el  tocino,  los  jamones  y  los  chorizos  los  vendían,  para  ganar  algo  más.

     Recuerdo  una  vez  que  Benito  trabajó  en  nuestra  casa,  cuando cobró  su  parte  comentó:

   —ahora  llego  a  casa  y  le  digo  a  Aurelia, ¡señorina  aquí  tienes  el  jornal!

     —Por  el  reflejo  de  sus  ojos, intuí  el placer  qué  les  daba  el  acumular  dinero.

      Su  comportamiento  extremo  tenía  un  componente  de  avaricia,  ignorancia,  o  incapacidad  de  comprensión,  después  de  una  infancia  con  penurias,  no  comprendían  que  los  tiempos  eran  otros  y  podían  vivir  de  otra  manera;  o  quizás  tenían  dependencia  por  el  placer  que  sentían  acumulando  sus  ingresos.

     Nunca les vi enfadados  existía  complicidad  entre  ellos  y  seguramente  amor.  Circulaban  rumores  de  que  algún  cacique  avispado,  les  hubiera  pedido  prestado  una  cantidad  importante  de  dinero,  que  nunca  les  devolvió.  Ellos  ignorantes  contaban,  que  no  podían  enfrentarse  a  alguien  que  consideraban   superior.

     Después  de  una  vida  mísera  con  trabajos  duros,  consiguieron  un   patrimonio  considerable.

     Un  día  que  visitaba  una  residencia  de  ancianos,  tropecé  con  Benito  él  me  comentó;  estoy  aquí  para  cuidar  de  la  señorina  y  me  condujo  a  su  habitación.  Aurelia  estaba  acostada  y  bastante  débil;  después  de  saludarla  le  pregunté,

 —¿si  pudieses  ir  hacia  atrás  volverías  a  trabajar  tanto?

   Me  miró  con  sus  ojos  risueños  y  dijo.

   —No.

  Esa  respuesta  no  era  convincente  por  la  forma de decirla.

     Hace  algunos  años  que  fallecieron,  ella  primero,  ese  comportamiento  me  dejó  perpleja  y  me  incita a  reflexionar  sobre  la  complejidad  del  ser   humano.  Allí  estaba  su  casa  propiedad  de  un  sobrino.  Ellos  fueron  avaros  pero  no  molestaban  a  nadie,  solo  martirizaban  sus  cuerpos  y  dudo  que  sintieran  el  martirio.

     Es  la  primera  vez  que  me  siento  fracasada  como  creadora,  pero  eso  solo  dura  unos  momentos,  pues  considero  que  he  conseguido  más  que  muchos  de  los  grandes  durante  sus  vidas. Con la  pintura siempre  pensé,  que  mi  obra  sería  reconocida,  había  puesto  en  ella  ilusión,  pasión,  amor  y  perseverancia.  Dentro de  mí  existía  el  presentimiento  de  que  más  o  menos  tarde,  explotaría.  Cuando volví a crear después  de un  paréntesis,  seguía  existiendo  esa  convicción.

    La  literatura  me  enganchó  igualmente,  pero  tenía  la  sensación  de  no  estar  a  la  altura,  por  llevar  menos  tiempo  sumergida  en  ella.  Al  publicar  mi  primer  libro  comprendí,  que  la  convicción  no  tenía  fundamento;  me  dí  cuenta  de  que  existen  muchos  creadores,  que  lo  han  dado  todo  en  su  obra  y  sin  embrago   continúan  en  el  anonimato,  seguramente  yo  formo  parte  de  ellos.

     La  llamada  tercera  edad  me  alcanzó  sin  darme  cuenta,  soy  consciente  de  que  ya  no  tengo  mucho  tiempo. Lo acepto con resignación  y  tristeza, pero  sigo  creando  pues  no  concibo  vivir  sin  hacerlo.

    En la juventud la creación, se mezclaba con las sensaciones que  la  vida  procura:  ahora  con  el  físico  deteriorado, el crear personaje  y situaciones íntimas, es  como  volver  a  vivir  convirtiéndose  en  algo  maravilloso.

     El  verano  está  llegando  a  su  fin.  Hace  dos  o  tres  años  que  me  resulta  algo  doloroso.  Los  nietos  han  crecido  y  ya  no  actúan  como  antes  disfrutando  de  la  naturaleza  y  jugando  con  muchachos  del  lugar,  aunque  sea  la  lógica,  cuesta  asimilarlo.  Es  la  costumbre  actual,  durante  las  vacaciones  viven  por  la  noche  y  duermen  durante  toda  la  mañana,  esa  manera  de  proceder,  me  resulta  difícil  de  asimilar  por  la  cultura  recibida.

     Es  difícil  de  comprender, pero esa casa  conserva  sentimientos  en  su  interior  y  me  molesta  que  jóvenes  extraños  para  mi,  la  utilicen  de  una  forma  desordenada  y  sé,  que  no  debería  de  molestarme.  Por  otra  parte,  cuando  estoy  sola  en  ella  los  recuerdos  de  épocas  pasadas,  con  familiares  que  ya  no  están,  hacen  que  me  sienta  mal.

     Mi  ilusión  era,  continuar  pasando  algún  tiempo  con  mis  hijos  y  nietos  en  ella,  pero  eso  ya  es  imposible:  los  primeros  necesitan  a  sus  conocidos  y  los  nietos  a  sus  amigos.  Comprendo  que  sea  la  lógica  de  la  naturaleza,  el  ir  ocupando  espacio,  ellos  encuentran  normal   pasar  las  vacaciones  con  amigos  y  seguramente  lo  es.

     He  visto  una  película  romántica  en  la  tele  y  me  ha  dejado  un  sentimiento  de  tristeza.  Quizás  sea  por  que  en  la  vida  no  existe  final  feliz,  mientras  vivimos  estamos  expuestos  ha  toda  clase  de  eventualidades  y  creo  que  la  quietud  solo  se  llega  con  la  muerte.

     Las  historias  románticas  son  para  que  soñemos  despiertos,  e  imaginemos  vivencias  deseadas,  aunque  sepamos  que  no  son  ciertas.

      Sería  conveniente  salir  a  dar  un  paseo  pero  no  me  apetece,  aquí  puedo  entregarme  a  la  tristeza,  sin  tener  que  hacerlo  mirando  a  las  personas  de  mi  entorno.  Cuando se llega a cierta  edad, las situaciones  idílicas  no  nos  convencen,  además  sabemos  que  lo  esencial  se  nos  escapa.

     Todos se han  ido,  cuando  le  dije  adiós  a  mi  nieto,  (el  último  en  marcharse), mientras se alejaba el  autocar  tristeza  y  tranquilidad, se  mezclaban, el verano  había  acabado.

     Al regresar al  pueblo  para  recoger  la  casa  y  prepararla  para  que  invernara,  observaba  el  jardín  y  la  vivienda,  estaban  vacíos,  una  sensación  repetitiva  en  los  últimos  años. Cuando  abrí  la  puerta, en el  interior sé respiraba nostalgia  y  recuerdos por todas partes la  escalera,  el  salón,  la  cocina,  las  habitaciones,  etcétera.  Estaban  poblados  de  la  sensación  que  dejaron  los  que  se  fueron.

     Algunas personas hacía años que ya no estaban, pero algo  de  ellos  continuaba.  Después la  juventud  de  mis  hijos,  la  niñez  de  mis  nietos  y  mi  propia  infancia,  se  mezclaban  en  el  ambiente,  haciéndome  sentir  que  estaba  en  otra  época,  allí ya no encajaba, pero por algún motivo extraño me molestaba  que  desconocidos  sin  raíces,  profanaran  los  recuerdos  acumulados.

     Quizás  llegue el  día  en  que  el  lugar  lo  habiten  personas  extrañas,  o  algún  familiar que le de continuidad, pero  cuando  eso  ocurra,  yo  seré  una  pequeña  parcela  del  recuerdo.  Esos  sentimientos,  me  inspiraron  un  poema.

Recuerdos.

La  casa  está  vacía,

se  acumulan  los  ecos

de  vivencias  pasadas

con  risas  y  lamentos.

Culturas  de  otro  tiempo

que  marcaron  mi  vida

de  algún  valor  ya  muerto.

Hoy  perdura  el  silencio

cargado  de  recuerdos.

Reflejan  sus  paredes

variedad  de  momentos.

Las  palabras  de  abuelos

el  amor  de  los  niños,

convivencias  de  adultos

acomodan  su  suelo.

Y  mi  ser  no  soporta

los  vacíos  inciertos,

ni  tampoco  le  gusta que  extraños  lo  profanen,

quizás  nuevas  raíces  surgirán  desde  dentro,

cuando  solo  seré  recuerdo  de  un  momento.

    Al  irse  los  nietos,  me  queda   una  mezcla  de  tristeza  y  tranquilidad,  me  doy  cuenta  de  que,  estoy  pasando  a  otra  etapa  de  mi  existencia,  como  si  poco  a  poco,  me  estuvieran  empujando  hacia  un  lugar  más  alejado,  pues  ya  no  soy  muy  necesaria.  Sé  que  es  la  lógica  de  la  vida,  pero  resulta  duro  aceptarlo.

     Me  siento  privilegiada, cuando  me comparo  con otras  personas  de  mi  edad:  tengo  mis  creaciones,  estoy  escribiendo  una  novela  y  esta  especie obra y  diario. Cuando plasmo mis impresiones en los folios en blanco siento  tranquilidad.

       A veces mis  hijos se  trasladan a lugares  lejanos, me  preocupa y no sé  ¿porque?, Pues estar en  la gran  ciudad  o  allá, es casi  lo mismo. Solo  espero  que  sean  felices y  también  mis  nietos.

    Domingo  veintiocho  de  agosto,  me  escriben   desde el  lejano  lugar  dicen  que tiene  su  encanto,  el  pescado  y  la  fruta  son  muy  asequibles,  el  resto  resulta  caro,  pero  siempre  es  interesante  descubrir  nuevas  culturas.

     Antes  de  levantarme  pensaba  en  mí  situación:  ya  no  soy  aquella  que  el  veintinueve de agosto, celebraba el cumpleaños del  un  sobrino,  en compañía  de  familiares que  ya  no  están,  entre  ellos  su madre,  (mi  hermana).  Todos  éramos  jóvenes y  aunque  siempre  había  contratiempos,  nuestra  juventud  los  superaba.

     Ayer  acabé  mi  segunda  novela  corta, al  principio  era  más  reducida  que  la  primera,  pero  seguí  trabajando  en  ella  y  ahora   consta  de  ciento  cuarenta  y  siete folios, la otra  tenía  ciento  cinco.  La  primera  está  en  un  concurso,  aunque  no  creo  en  ellos,  es  una  ocasión  para  que  alguien  la  lea.  No  sé  si  tienen  calidad  o  no,  pero  he  puesto  todo  mi  potencial  en  escribirlas.

     Esta  ocupación  suple  la  falta  de  juventud;  la  parte  intelectual  se  pierde  mucho  más  tarde,  las  experiencias  vividas  son  riquezas  acumuladas.

     También pienso en la muerte y me fastidia el no haber comprendido la  existencia.  Volver  como  piensan  algunos  ha  pasar  por  los  mismos  obstáculos,  no  me  agrada  aunque  de  mí  persona,  solo  perdure  la  esencia.  También  me  pregunto,  ¿para  qué  ha  servido  mi  vida?,  La  sucesión  de  los  días  me  han  hecho  vivir  desengaños,  alegrías,  contrariedades,  amor  hacia  muchas  cosas  y  al  final  resignación.  Siento  que  puedo  morir  sin  que  nadie  me  necesite,  y  eso  me  da  tranquilidad.  Tengo  una  amiga  con  dos  hijos,  que  tienen  alguna  discapacidad,  el  miedo  a  dejarlos  solos,  le  impide  aceptar  la muerte  con  naturalidad.

     Hoy  voy  a  preguntar  si  puedo  retirar  la  novela  del  concurso,  pues  ya  hace  veinte  días  que  se  acabó  el  plazo  de  admisión,  sí  ya  se  hizo  la  selección  la  recojo  y  pongo  el  primer  folio  en  mi  blog  de  Internet. Las  nuevas  tecnologías  me  ofrecen  posibilidades  que  antes  no  tenía  sin  embargo,  hay  momentos  en  los  que  me  siento  fracasada  no  lo  puedo  evitar,  aunque  solo  son  momentos  y  cuando  pasan,  estoy  renovada  para  escribir  aunque  no  sirva  de  nada.  Por  otra  parte,  pienso  en  los  creadores  reconocidos:  cuando  llegan  a  edades  avanzadas  son  ancianos  como  los  demás  y  creo  que  se  olvidan  de  lo  que  hicieron,  para  alcanzar  esa  igualdad  que  todos  tenemos  en  nuestra  muerte.

    La novela no la fallan  hasta  dentro  de  tres  meses,  creo  que  es  una  comedia;  observé  un  montón  considerable  de  obras  candidatas  y  solo  cuatro  serán  presentadas  al  jurado,  seguramente  que  las  otras  ni  las  leen.  Estuve  a  punto  de  retirarla  pero  me  retuve  por  ética,  creo  que  no  presentaré  más  trabajos  en  concursos.

     La  segunda  novela  creo  que  tiene  más  variedad  de  temas  y  me  satisface.

     Estos  días  me  asaltan  otra  vez,  las  inquietudes  por  lo  absurdo  de  la  vida:  creo  que  la  mía  como  muchas  que  observo  a  mi  alrededor  se  limitan  primero  a  formarse  para  afrontarla,  después  los  anhelos  de  felicidad,  amor,  bienestar y tener hijos, son  las  principales  causas  que  nos  mueven,  pero  nunca  se  alcanzan  todas.  Cuando  pasan  los  años  nos  damos  cuenta,  de  lo  repetitivo  y  absurdo  de la mayor parte.  Sí  a  eso  le  añadimos  que  existe  la  posibilidad,  de  que  nuestra  esencia  siga  dando  vueltas  todavía  peor.

     Proliferan  los  blogs  de  opinión  sobre  política,  religión,  democracia,  revolución  y  un  largo  etcétera.  Los  tertulianos  entre  los  cuales  me  incluyo,  por  participar  a  veces,  dan  sus  opiniones  según  sus  percepciones  y  criterios.

     La manipulación de las sociedades por el poder económico,  político  y  religioso,  la  hipocresía  y  el  egoísmo  humano,  siempre  han  existido.

     Las  revoluciones  son  necesarias,  pues  por  su  medio,  se  ha  conseguido  mucho;  siempre  anhelan  bienestar  social,  justicia,  e  igualdad  y  los  que  participan  creen  en  esos  valores,  pero  muchas  veces  acaban  siendo  manipulados,  por  intereses  ocultos. Con  la  democracia  hemos  mejorado  y  su  conquista  ha  valido  la  pena.

     Estamos en un momento en el  cual  sentimos,  que  en  la  práctica  deja  mucho  que  desear  y  necesitamos  cambio. Yo me pregunto, ¿por qué nunca  reflexionamos sobre nosotros mismos?, No puede ser real algo  que  no  permanece  y  cuando  nacemos  llevamos  un sello  de  caducidad,  durante  nuestro  paso  por  la  vida  nos  creemos  inmortales, e intentamos alcanzar la  plenitud,  por  medio  de  satisfacer  nuestros  deseos  a  veces  con  excesos,  ¿lo  conseguimos?.

     La  revolución  sexual  merece  reflexión  y  me  parece  importante  el  que  se  haya conseguido libertad, pero nos falta el valor de la moderación.  Recientemente  leí  en  un  blog  de  jóvenes,  que hacer el amor era  como  tomar  un  chupito,  ¡o  sea!,  que  se  ha  banalizado  hasta  perder  todo  interés.

     Erradicar el hambre en el mundo, debería  de  ser  la  revolución  por  excelencia  y después empezar a reflexionar, sobre la caverna de Platón por poner  un  ejemplo.  No  sabemos  nada  de  nuestra  parte  contraria;  (como  todos  podemos  apreciar,  todo  tiene  su  contrario) y  nosotros  solo  conocemos  nuestra  parte  racional, e ignoramos  la  abstracta. Con  las  necesidades  básicas  cubiertas,  ¿no  deberíamos  dedicar  un  espacio  a  ese  menester,  sin  imposiciones  ni  dogmas, en un equilibrio entre vivir y reflexionar?. Creo  que  sin  ese  conocimiento,  seguiremos  dando  vueltas  a  las  mismas  cosas  y  nunca  saldremos  del  círculo.

     Cuando llega la noche  no  puedo  evitar  pensar  en  lo  absurdo  de    existencia,  los  días  se  repiten  con  rapidez  de  vértigo,  directos  hacia  el  final.  Yo  procuro  vivir  el  aquí  y  el  ahora,  pero  pienso  en  el  fracaso  de  la  vida.  Esa  sensación  la  causan,  personas  queridas  y  otras  conocidas  que  ya  se  fueron:  cuando  analizo  sus  vidas  veo  ansiedad,  anhelos,  e  ilusiones,  no  conseguidas.  Ahora  siento  que  me  toca  seguirlas  y  aunque  igual  que  a  Sartre,  la  existencia  a  veces  me  produce  nausea,  también  me  entristece  dejarla.

     Empieza  un  nuevo  día:  tengo  que  arreglar  algunos  asuntos  familiares,  sin  mucha  importancia  pero  desagradables.  Pienso  que  la    jornada  pasará  muy  deprisa  como  todas.  Dentro  de  quince  días  empiezan  las  actividades  de  los  centros,  y  con  ellos  el  club  de   lectura,  me  encontraré  con  compañeros.

     Mientras  desayuno  oyendo  las  informaciones  por  la  radio,  miro  el  naranjo  que  nació  en  un tiesto,  sin  que  nadie  echara  semilla,  (estaría  en  el  abono).  Tiene  algo  más  de  dos  años  está  esplendido  y  ajeno  a  la  crisis  que  nos  golpea,  de  una  manera  repetitiva,  los  medios  anuncian  una  situación  preocupante,  que  si  no  se  pone  remedio,  podemos  caer  contundentemente,  hacia niveles  económicos  desastrosos. Esta  crisis  según  afirman  los  entendidos  se  originó  en  Estados Unidos y contagió a Europa,  como  siempre  las  clases  bajas  somos  las  que  la  sufrimos.

     La  crisis  continua y el miedo de los humildes a que nos supriman las  pensiones, o  no  haya  trabajo  se  acentúa. Los responsables no cesan  de  reunirse  para  intentar solucionarlo, pero sin  éxito:  algunas  voces  apuntan  que  el  sistema  está  caduco  y  hay  que  cambiarlo  todo  pero,  ¿cómo?.

     Los  días  sé  repiten  rutinarios  uno  sí  y  otro  también,  nos  bombardean  los  medios  de  comunicación,  estamos  a  punto  de  perder  derechos,  que  tantos  esfuerzos ha costado conseguirlos. Las personas como yo  observamos  impotentes,  en  una  especie  de  misticismo  y  miedo. Sabemos que la vida se mueve constantemente y  quizás  esta  vez,  el  desplazamiento  puede  ser  violento.

     Esta mañana al despertarme  me  inundó  un  sentimiento  pesimista:  empezaba  un  nuevo  día  repetitivo,  mi  tiempo  se  encontraba  en  el  último  tramo,  creía  que  el  recorrido  había  sido  absurdo,  como  el  de  muchos  conocidos.  Al  principio  la  ilusión  por  descubrir  aspectos  de  la  vida,  sin  conseguirlo  del  todo,  incluido  el  amor  de  pareja.

    También me daba cuenta de que, se  pueden  amar  muchas  cosas  por  ejemplo,  la  vida,  creía  que  todos  la  hemos  amado  en  algún  momento,  ¿quien  sabe?  Quizás  mis  testimonios  escritos  sirvan  para  algo.  Los  pensamientos  negativos  se  fueron  truncando  en  otros  de  esperanza.  Mi  primera  novela  me  gusta,  en  ella  reflejo  la  sociedad  en  un  barrio  en  los  años  cincuenta  y  sesenta  y  la  época  emigrante  de  los  españoles  hacia  Europa  entre  otras  cosas,  pienso  que  tengo  que  luchar  para  poder  editarla.  Esa  toma  de  consciencia  me  integró  en  ese  desafío  que  es  la  vida,  sin  importar  los  logros  ¡algo  había  aprendido!.

     Son  las  fiestas  de  la  ciudad  me  encuentro  con  unas  compañeras,  de  la  universidad  de  la  experiencia,

 —¿vamos  a  dar  una  vuelta  por  el  mercado  medieval?

 Yo ya lo  había  recorrido,  pero  vuelvo  con  ellas.  Es  una  costumbre  representar  los  trajes  y  el  mercado  con  sus  costumbres  de  aquella  época,  que  visto  desde  la  lejanía,  resulta  atractivo  pero  no  ceso  de  imaginarme  el  hambre  y  la  miseria  de  aquellas  sociedades.

     Hace ya  diecisiete  años  que  iniciamos la  universidad, para  mayores  de  cincuenta  años. Formábamos la primera promoción y se estableció  entre  nosotros  un  compañerismo  especial. Durante el paseo nos encontramos con otros  compañeros  y  les  saludamos,  ¡como  habían  envejecido!  pensaba  yo,  en  mis  compañeras  también  se  notaba  el  paso  del  tiempo,  aunque  en  mí  no  lo  percibía  igual,  también  era  consciente  del  cambio  en  mí  físico.

     Cuando  volví  a  casa  esa  toma  de  consciencia  me  sumió  en  la  inquietud,  me  gustaba  escribir  pero,  ¿tendría  tiempo  de  hacerlo?,  ¿Podría  dar  a  conocer  lo  escrito?,  Sí  somos  un  sueño  en  el  cual conocemos  a  gente  y  actuamos  con  ellas  de  diferentes  formas,  a  nuestra  muerte  ¿nos  acompañaran?,  Y  en  ese  caso  ¿para  que  sirve  escribir  si  todo  muere  conmigo?. Esas  preguntas me  las  hacía  mientras  analizaba  la  realidad.

     La  crisis  continuaba  con  recortes  de  todo  tipo  y  la  indignación  por  las  indemnizaciones  millonarias,  de  algunos  dirigentes  de  Cajas,  que  previamente  habían  sido  saneadas  con  dinero  público.

    Han  pasado  tres  años  he  publicado  la  novela.  Se  la  llevé  al  mismo  editor  y  el  proceder  se  repitió;  te  tengo  que  cobrar  pues  con  la  crisis  se  vende  muy  poco.  Del  otro  recuperé  la  mitad  de  lo  invertido  y  quedan  muchos  libros  de  los  quinientos  editados,  ¿qué  hago  con  ellos?,  Después  de  dialogar,  acordamos  publicarla  con  las  mismas  condiciones  que  el  otro.  Acepté  por  que  para  mí  publicar  una  novela,  suponía  un  reto.

     Siendo la primera  tenía  defectos  pero  el  conjunto  gustaba,  cómo  la  otra  vez el editor  movió  muy  poco,  quizás  por  el  momento  de  dudosa  continuidad,  que  atravesaba  la  empresa.  A  los  pocos  días  de  la  presentación,  retiró  todos  sus  libros  de  las  librerías,  por  la  disolución  de  la  sociedad  y  el  consiguiente  contratiempo,  que  sufrió  mi  novela.

     En  la  presentación  se  vendió  algo  más  que  el  otro  libro;  la  presenté  en  una  ciudad  cercana  y  en  ambas  presentaciones,  los  medios  lo  anunciaron.

     Esas pequeñas satisfacciones  dieron pié,  para  retomar  otra  que  tenía  escrita  con  solo  cuarenta  y  nueve  folios,  alargándola  hasta  los  ciento  cuarenta  y  siete,  como  ya  dije.

     La  crisis  seguía  su  rumbo y en  nuestro  país  con  más  contundencia.  Los  ciudadanos  asustados,  pusieron  sus  esperanzas  en  la  oposición  de  ideología  conservadora,  por  que  les  había  prometido  continuar  con  las  políticas  sociales,  pues  eran  intocables:  esas  promesas  movilizaron  a  los  numerosos  ingenuos  dándole  la  mayoría  absoluta.  Las  mayorías  siempre  suelen  ser  peligrosas,  los  responsables  tienen  carta  blanca  para  actuar,  e  imponen  las  políticas  que  convienen  a  sus  ideologías.

     Al  poco  tiempo  ocurrió  lo  que  pasa  casi  siempre:  los  salientes  habían  dejado  las  arcas  vacías  y  lo  prometido  no  se  podía  realizar.  A  los  dos  años  el  gobierno  había  tocado,  todo  lo  anunciado  como  intocable  sanidad,  educación,  pensiones,  subida  de  impuestos  y  un  largo  etcétera,  todo  ello  salpicado  con  escándalos  de  corrupción,  que  de  alguna  forma  tocaban  a  los  salientes  y  en  mayor  medida  a  los  que  gobernaban,  pero  su  poder  absoluto  se  encargaba  de  neutralizar  los  efectos.

     Europa  aunque  lentamente  empezaba  a recuperarse,  con  Alemania  a  la  cabeza  y  un  gobierno  conservador  y  autoritario,  que  según  algunas  voces  imponía  sus  doctrinas,  hundiendo  cada  vez  más  a  los  países  débiles,  mientras  ella  crecía  recogiendo  el  fruto  sembrado,  en  las  épocas  prósperas  en  apariencia.  Durante  las  mismas  ofreció  créditos  sin  límite  a  los  países  del  sur  y  ellos  aceptaron  alegremente,  sin  prever  las  consecuencias,  ni  imaginar  lo  que  se  avecinaba.

     La banca en quiebra fue rescatada  por  los  contribuyentes,  para  que  Alemania  siguiera  cobrando,  con  el  consiguiente  deterioro y  desesperación,  de  las  clases  medias  y  bajas,  mientras  los  escándalos  de  corrupción  proliferaban.  Los  abusos  de  los  bancos  fueron  muchos:  el  más  destacado  fue  el  estímulo  que  ejercieron  sobre  los  pequeños  ahorradores,  para  que  depositaran  sus  dineros  en  inversiones  poco  conocidas,  con  mucha  rentabilidad  sin  advertirles  los  riesgos.  Muchos  jubilados  perdieron  los  ahorros de  toda  una  vida, que   fueron  acumulando  con  sacrificios.

    Las manifestaciones se sucedían, pero sus derechos continuaban sin resoluciones, mientras los responsables dirigentes de la banca,  eran  premiados  con  finiquitos  exorbitantes  y  vueltos  a  contratar,  con  sueldos  escandalosos.

      Alemania  obtuvo  mayoría  absoluta  con  el  mismo  gobierno  conservador  y  los  países  con  problemas  tiemblan.

     Los ciudadanos que pierden el  trabajo  y  no  pueden  hacer  frente  al  pago  de  su  hipoteca,  son  desahuciados,  perdiendo todo  lo abonado  con  anterioridad  y  con  una  deuda por lo que  les  falta  por  abonar;  un  verdadero  abuso,  pues  con  la  dación  en  pago  los  bancos  deberían  de  estar  satisfechos.

      A  todas  esas  injusticias  se  añade,  que  el  gobierno  ha  dado  carta  blanca  a  las  empresas  eléctricas  y  los  recibos  de  la  luz  engordan  cada  poco  tiempo,  de forma  abusiva  golpeando  a  las  familias  maltrechas,  mientras  ellas  obtienen  beneficios  exuberantes.

      Empiezo a creer lo que  muchos  sostienen; siempre  ha  existido  un  poder  económico  en  la  sombra,  agazapado en los  momentos de bonanza para las  sociedades, pero siempre  en  alerta  para  imponer  su  fuerza  cuando  los  estados  se  debilitan.

     Todas esas  penurias  me  afectan  y  para  evadirme  escribo.  La  creatividad  siempre  ha  estado  en  crisis:  recuerdo  mi  exposición  de  pintura  organizada  por un mecenas, en los  años  setenta  en  Barcelona.  Algunas  mujeres  adineradas  se  quejaban  de  que  no  podían  adquirir  obras,  a  causa  de  la  crisis  y  otras  las  compraban,  para  quedar  bien  con  el  organizador. Los  creadores  no  reconocidos,  están  permanentemente  en  crisis.

     Existe un pasaje  en  las  enseñanzas  religiosas  sorprendente,  leí  no  sé  dónde,  que  cuando  se  decía  “aquel  que  tenga  gracia,  se  le concederá  más  y  el  que  tenga  muy  poca  se  le  quitará  toda”, el  texto  comentaba  que eso  se  podía  aplicar  a  todos  los  aspectos  de  la  vida, sí  a un  creador  la  sociedad  le  conceda  gracia, por los medios que sea, el prestigio se irá  dilatando,  e  igualmente  se  decía  en  el  pasado,  “lo  difícil  es  conseguir  el  primer  millón,  después  los  otros  vendrán  sin  dificultad”.

     Continúan  los  crímenes  de  mujeres  a  manos  de  sus  parejas,  o   ex parejas,  la  sociedad  lo  percibe  como  una  rutina. Si esas muertes sucedieran por  atentados  terroristas,  el  impacto  sería  otro, ¿acaso  esos  mal tratadores  no  son  terroristas?. También proliferan  los  crímenes  monstruosos,  que  afectan  a  niños,  o  adolescentes  por  parte  de  familiares.

      Camino  por  la  ciudad  mientras  me  inundan  esos  acontecimientos,  las  calles  tan  conocidas  me  acogen  como  si  fuera  una  parte  de  ellas  mismas.

    En  dirección  contraria  se  acerca  Mercedes,  un  antigua  conocida,   ¡cuánto  tiempo  sin  vernos!,  después  de  los  abrazos  ella  me  propone  tomar  un  café,  ¡acepto  encantada!.  En  el  local  la  crisis  no  se  percibe  a  primera  vista,  pero  al  observar  a  los  empleados,  se  les  nota  un  halo  de  tristeza,  seguramente  los  sueldos  han  disminuido  y  las  consumiciones  son  menos  costosas.

     Mercedes está jubilada,  vivían  bien  hasta  hace  un  año  con  las  pensiones  de  su  marido  y  la  de  ella,  les  permitía  existir  con  cierto  desahogo  me  cuenta.

  —Ahora todo es  distinto, nuestra  hija  en  situación  de  desempleo  y  su  marido  después de  perder su  trabajo, realiza esporádica mente ocupaciones de toda  clase,  para  sobrevivir.

     Observo  la  tristeza  de  su  rostro.

  —Ya  ves, toda  la  vida trabajando  con  la  esperanza  de  tener  una  jubilación  relajada, y  apenas nos  alcanza para comer, pues  tenemos  que ayudar  a  nuestros  hijos.

  —¿Tenías  un  muchacho  no?

  —Sí  por  el  momento  a  él  no  le  ha  tocado  el  paro,  vive  en  Madrid,  pero  le  preocupa  lo  que  pueda  pasar.

  —Lo  siento  Mercedes,  yo también  percibo  incertidumbre  a  mi  alrededor.

     Me contó  los pormenores de los últimos años; los primeros tempos de  jubilados  con  viajes  y  convivencias  agradables,  ella  no  podía  imaginar  este  cambio  tan  brusco  de  la  situación.  Su  trabajo  fue  duro,  ejerció  de  camarera  en  un  hotel  y  su  marido  de  empleado  fontanero  en  una  empresa,  con  esfuerzo  lograron  que  sus  hijos  tuvieran  estudios  universitarios,  para  que  sus  ocupaciones  fuesen  más  agradables.

  —¡Y ya  ves  que  paradojas  tiene  la  vida  de  los  pobres!

  —No  te  preocupes,  todo  se arreglará.

  —Eso  espero —dijo resignada.

     La  lucha  por  vivir  es  más  dolorosa  entre  los  pobres  y  los  mordidos  por  la  creación,  y  el  poder  ejercerla,  una  odisea. Recuerdo  mi  primera  exposición  de  pintura: me habían  concedido  un  local,  pero  los  catálogos  corrían  a  mi  cuenta  y  los  encargué con un dinero  conseguido por el duro  trabajo  extra  que  realizaba.  Cuando en el metro cargada con ellos en una bolsa  grande,  el  peso  desmesurado  para  mis  fuerzas  no  lo  percibía,  en  mi  semblante  se  dibujaba  una  sonrisa  de  triunfo, ¡era  mi  primera  exposición  individual!, había  participado  colectivamente  en  diversos  salones.

     La muestra fue visitada por  bastante  gente,  pero  siendo  un  local  frecuentado  por  emigrantes  de  bajo  nivel  cultural,  aunque  también  la  visitaron  gente  más  entendida,  entre  ellas  la  encantadora  Josita  Hernán  profesora  de  mi  hijo  en  el  Liceo  español  y  corresponsal  de  una  revista  de  arte  publicada  en  Madrid,  tuvo  la  gentileza  de  dedicarme  una  página  en  la  misma;  la  directora  del  colegio  de  mi  hija  también  se  acercó,  elogiando  las obras,  (no  sé  si  por  cortesía) y algún visitante francés,  desconocido  por  mi.  No  me  sentía  satisfecha,  en  aquella  época  de  juventud,  mis  expectativas  eran  desmesuradas,  ahora  me  doy  cuenta  de  qué  resultó  un  éxito.

     Lo  que me molestó  fue  que  en  el  libro  expuesto  para  que  los  visitantes  escribieran  sus impresiones,  uno  de  ellos  después  de  expresar  su  admiración,  firmó  como “el  chófer  de  Dalí”, esa anécdota me enojó profundamente  y  destruí  el  libro,  (ahora  me gustaría   tenerlo), pero el  orgullo  desmesurado  de  la  época,  debido quizás, por el  sacrificio  que  me  costaba  realizar  mi  pasión,  no  entendía  cómo,  Salvador  Dalí  había  enviado  a  su  chófer  en  vez  de  acercarse  él.

     Esos  recuerdos  me  sirven  para  darme  cuenta,  de  lo  apasionada  que  estaba  por  el  arte,  solventando  el  desacuerdo  que  mostraba  mi  marido  y  los  trabajos  extra  que  tenía  que  efectuar,  para  no  tocar  el  presupuesto  familiar  comprando  lienzos  y  pinturas.

    ¿Hubiese  sido  diferente  con  otro  nivel  económico?, Creía  que  sí;  esa  energía  tan potente volcada en el  empeño  de  ser  reconocida,  para  no  tener  dificultades  de  expresarme  en  los  lienzos,  al  ser  lanzada  tan  fuerte  rebotaba  y  volvía  al  sitio de partida: igual que Mercedes  tenía  tanto  deseo  de  que  sus  hijos  tuviesen  otra  forma de vida más agradable, ese anhelo  se  le  truncó  de  golpe.  ¿Estaremos  programados  como  en  la  obra,  “un  mundo  feliz  de  Aldous  Huxcey”  por  una  fuerza  superior  y  solo  un  defecto  genético  puede  variar  el  destino?.

      Esas reflexiones se mezclaban con el  bullicio  de  las  calles,  donde  transeúntes  se  movían  en  diferentes  direcciones,  sumidas  en  sus  propias  reflexiones,  o  en  grupos  animados  discutiendo  quizás  sus  precarias  situaciones.

     Acabo de  levantarme: lo  primero enciendo la radio mientras preparo el  desayuno,  un  poco  de  café  y  después  té  verde,  acompañados  de  fruta,  pan  y  queso.  Desde  hace  años  el  desayuno  es  mi  comida  preferida,  mientras  lo  degusto  escucho  las  noticias  y  después  me  siento  con  fuerzas  para  escribir,  aunque  no  lo  hago  siempre.

     Tengo dos  nuevas  novelas  cortas  acabadas,  la  primera  la  envié  a  editoriales  de  prestigio,  una  ya  hace  ocho  meses,  eso  quiere decir  que  no  les  interesa,  a  las  otras   han  transcurrido  desde  unos  días  la  última  y  entre  cuatro  y  dos  meses  las  otras  cinco.  Mi  anhelo  es  que  la  puedan  publicar  sin  coste  por  mi  parte; no espero ganar dinero con la escritura,  pero  no  puedo  seguir  gastándolo,  soy  consciente  de  la  dificultad,  existiendo  cantidades  de  escritores  jóvenes  noveles,  pero  la  vida  es  un  constante  desafío  y  aunque  tengo  mi  edad,  el  deseo  de  seguir  creando  continúa.

    Quizás  no  logre  nunca  el  reconocimiento,  pero  la  inquietud  por  plasmar  lo  percibido y el amor  que  se  disfruta  en  ese  camino,  estimulan  la  perseverancia,  ¿cómo  será  el  día  que  no  pueda  expresarme?.

     Tengo  una  amiga  que  hace  pocos  años,  escogió  vivir  en  pareja  con  un  compañero,  otros  siguen  viviendo  quizás  por  no  tener  otra  opción,  con  sus  achaques  y  rutinas  con  resignación;  todas  las  formas  de  vida,  creo  que  tienen  la  misma importancia,  lo  que  cambia  es  el  tiempo  empleado  en  cada  cosa,  la  creación  es  una   ocupación  más,  pero  repleta  de  anhelos,  dificultades  y  pasión,  como  la  vida  misma. El meterse en  la  piel  de  los  personajes  creados,   ofrece  la  posibilidad  de  seguir  viviendo,  con  intensidad,  e  integridad.

     Al  llegar  al  puente  romano  de  San  Marcos,  me  sorprende  cómo  unas  doscientas  personas,  contemplan  los  trabajos  que  se  efectúan  en  el  río  Bernesga,  para  la  limpieza  de  su  cauce.  Las  máquinas  se  mueven  lentas  pero  seguras;  derriban  pequeños  muros  de  cemento  y  los  escombros  son  cargados  por  otra máquina.

     La  estampa  refleja  el tópico  con  que  en  el  extranjero  se  percibe  a  España  a  saber,  “trabajan  cuatro  y  miran  doscientos”.  No  creo  que  sea  exactamente  así;  el  paseo  de  la  Condesa  colindante  con  el  río,  lo  frecuentan  jubilados  en  su  mayoría,  tienen  por  costumbre  recorrerlo  durante  la  mañana,  en  grupos  de  amigos  comentando  entre  otras  cosas,  sus  actividades  pasadas  y  al  observar  los  trabajos,  les  fascina  ver,  cómo  las  máquinas  sin  esfuerzos  realizan  trabajos,  que  ellos  durante  su  época  activa  tenían  que  hacerlo  manualmente,  los  viandantes  al  ver  tanta  gente  mirando,  les  contagia  la  curiosidad  y  también  lo  hacen.

     Los  jubilados  trabajaron  duro  en  el  pasado  y  ahora  mientras  la  salud  se  lo  permita,  disfrutan  del  paseo  matinal,  intercambiando  con  sus  amigos  las  noticias,  en  ese  momento  el  miedo  a  perder  sus  míseras  pensiones,  les  obsesiona.

      Este año ha sido  prolifero  en  funerales:  personas  conocidas  y  algún  familiar  se  han  ido,  confirmando  mi  intuición  de  lo  efímero  que  es  todo  y  llegando  a  la  conclusión,  de  que  siendo  el  tiempo  muy  corto,  el  vivir  el  aquí  y  el  ahora,  como  mejor  se  pueda  es  lo  importante.

     Esas  tomas  de  conciencia  son  sencillas  de  explicar,  y  difícil  adaptarse  a ese  modo  de  vida,  la  ilusión  por  descubrir  nuevas  cosas  y  soñar  con  un  futuro,  nos  invaden  fácilmente  viviendo  como  si  fuésemos  inmortales,  la  pérdida  de  allegados  nos  confirma  que  no  es  así.

     Las  democracias  nos  han  liberado  pero  la  nuestra  todavía  es    frágil  y  en  cualquier  momento  puede  degenerar;  ¿estamos  preparados?

    Ha pasado  más  de  un  año  desde  que escribí  la  última  página,  de  esta  obra.  Ahora  tengo  dos  novelas  acabadas,  esperando  que  sean  publicadas  sin  coste.

    Después de enviarlas  a  varias  editoriales y a dos  agencias, las respuestas  todas  parecidas,  “lamentamos  no  poder  incluir  su  obra  en  nuestro  programa”,  o “estamos  tan  saturados  que  nos  es  imposible incluirla” ,  salvo  alguna  que  ni  contestaron.

   Reflexionaba  sobre  las  causas  de  los  rechazos  que  pueden  ser  varias:  mi  editor corrigió los posibles fallos de escritura, como puntuación, u otras y una  editorial  que  no  cobra,  tampoco  se  molesta  en  corregir,  también  podía  ser  la  edad,  o  quizás  que  no se  arriesgan  por  lo  desconocido.

    Recibí  un  correo  de  un  conocido.

 —¿A  esa  editorial  le enviaste  el  manuscrito  completo?

 —Sí  —contesté.

  —Pues  ten  cuidado,  a  mi  amiga  después  de rechazarla,  publicaron  un  libro  que  se  parecía  al  suyo,  como dos  gotas  de  agua,  con  alguna  modificación  sin  importancia,  no  la  tenía  registrada.

   El relato me  llenó de inquietud, la mía estaba registrada  pero,  ¿podrían  plagiarla  aunque  estuviese  en  el  registro?. Con esa confusión escribí a la editorial  señalando  que,  mi  obra  estaba  registrada.

   Todos  esos  avatares  dieron  pié  para  que  reanudara  la  escritura  en  estas  páginas  que  estaban  relegadas.

    Lo  que  más  me  duele  en  la  actualidad  es  que,  otra  vez  los  españoles  tengan  que  salir  del  país, para  ganarse  la  vida;  aunque  las  maletas  no  sean  de  cartón, el proceso es el mismo, “el haber sido  emigrante”  altera  mi  sensibilidad.

    He intentad  corregir lo  posibles fallos de escritura, en mis novelas, pero soy  consciente  de  que  no será  suficiente.

   El  volver a  publicarlas en  coedición no me lo puedo  permitir,  pues  carezco  de  medios  económicos,  al  mismo  tiempo  que  me  sobra,  pasión  creativa.

   Cuelgo esta novela sin terminar en el  blog,  y tendrá  continuidad  según  vayan  desarrollándose  los  acontecimientos.

    Continuará