Texto poético. Nely García

     Ya  no  importa  la  niebla  de  la  tarde,  o  que  pueda  morir,  -aunque  no  quiera-,  debieran  de  ser  mi  tumba  los  tomillos,  que  vislumbré  de  niña  en los  senderos.  Y  desde  allí,  recordar  la  lejanía,  del  Paris  que  me  brindó, – las  mieles  de  las  artes – y  el  dolor,  de  quedar  disfrazada  entre  las  sombras.  Como  tantos  que  sus  calles  cobijaron,  e  invitaron,  a  vivir  con  el  anhelo.  –Mí  agradable  sentir,  se  introduce  en  todos  ellos-.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s