Resumen de la presentación y contenido de la obra “Lo aparente”.

http://entrepalerasyencinas-mercedesgrojo.blogspot.com.es/…

 

scan10007

“Lo aparente” es el título de esta nueva novela de Nely García que tuve el placer de presentar el pasado martes 29 de noviembre, en la Sala Ámbito Cultural del Corte Inglés. Curioso título para una obra de una autora a la que le importan muy poco las apariencias y que sin embargo, y tal vez por eso, reflexiona mucho sobre las mismas. Una mujer valiente que no ha llegado joven al mundo de la literatura (al menos en cuanto a publicación se refiere) pero que se ha lanzado de lleno a ella porque siente la necesidad de contar, de comunicar lo que lleva dentro, lo que piensa, lo que siente, … de compartir con otros sus reflexiones sobre los distintos aspectos de la vida sin importarle el qué dirán, ni las críticas. Una mujer directa, clara, con ganas de seguir avanzando en su mundo creador a pesar de lo que otros piensen de ella y de las contradicciones que – como en su misma novela – se dan entre quienes viven adeptos al mundo de la literatura en particular y de la creación en general Conocí a Nely García hace ya algunos años, recién llegada de Francia (concretamente de París) donde había vivido muchos años. En aquella etapa suya, las ansias creadoras ya estaban presentes en ella, aunque más por el camino de lo plástico. Y así plasmaba su sentir en obras pictóricas de gran colorido y expresividad que mostró en un sinfín de ocasiones en diversos entornos parisinos. Compaginando su creatividad plástica con la literaria, en aquel momento ya hacía incursiones en este mundo escrito fundamentalmente desde la poesía. Cuando tornó de nuevo a España, nos conocimos mientras yo coordinaba una revista hecha por personas jubiladas desde los Centros de Mayores León I y II. Se trataba de la revista La Panera que, por cierto, nos dio muchas satisfacciones llegando a ser una revista muy demandada y esperada. Pues bien, recién llegada, Nely fue a conocernos y enseguida se unió al equipo de redacción desde donde fue colaborando en los diversos números de la revista tanto con crónicas y comentarios de los acontecimientos diarios como, de vez en cuando, con algún escrito más personal y poético. Al mismo tiempo se iba imbuyendo cada vez más del gusanillo literario, participando en talleres de escritura que le iban facilitando herramientas para pulir la forma de expresar literariamente todo lo que llevaba dentro, en la misma medida que por diversas cuestiones se iba separando poco a poco de la creación plástica, aunque sin llegar aún a abandonarla del todo. Y esta inquietud literaria la empujó sobre todo hacia la novela, un género que – por sus posibilidades de amplitud – le permitía tratar más en profundidad temas de su interés, ahondando tanto en las situaciones como en los personajes a través de los cuales éstas eran planteadas, bebiendo para ello de la observación directa, de la investigación y de sus propias vivencias, aderezado todo ello con la reflexión personal provocada desde las situaciones vividas y las leídas, cualidad de la que Nely es incapaz de prescindir. Fotografía dela presentación de Jesús F. Salvadores para Diario de León Pero luego conoceremos algo más de ella y de sus inquietudes. Ahora quiero centrarme brevemente en esta novela que supone ya la cuarta de sus obras publicadas, no todas novelas hemos de decir. Resumiéndola brevemente, “Lo aparente” es una historia que retrata la España de los años que van entre los 80 y los 90 y en la que confluyen una serie de circunstancias sociales que caracterizan toda una época. Aspectos que algunos vivieron, otros conocieron de oídas y los más jóvenes seguramente ni han oído nombrar o, si lo han hecho, quizá no sepan muy bien las características de las situaciones a las que se refiere. Temas como “la movida madrileña”, la guerra de Ruanda, e incluso el auge que el Camino de Santiago comenzaba ya a cobrar, se entrelazan en esta historia que va entretejiendo todos esos hilos con una misma urdimbre, la que aporta el significado de la apariencia de las cosas, de las situaciones … En una novela que , a través de los personajes que va perfilando y de sus situaciones personales, permite a su autora afrontar y reflexionar sobre cuestiones que le preocupan, algunas de hondo calado social, como la forma de afrontar la política en un momento histórico que aún se estaba abriendo a una incipiente democracia; la extensión de la droga en determinados estratos sociales y sus consecuencias en el devenir vital de las personas que la sufrían; el fariseísmo de algunas clases sociales o la actitud con la que determinados conflictos bélicos se ven desde la distancia. Temas expuestos desde la visión de esa etapa histórica pero cuyas reflexiones podrían extrapolarse, seguramente, a determinadas circunstancias que también estamos viviendo hoy en día. Y es que “lo aparente” parece ser una actitud recurrente al ser humano, más allá del momento histórico al que nos refiramos. Cambiando de tercio diré que no me gusta enredarme demasiado diseccionando una novela. Soy de las que creen que los libros cobran vida propia en cada lector que es capaz de enredarse en su trama, máxime si la obra que cae entre sus manos no es compleja en su planteamiento, ni en la estructura o en el lenguaje utilizado para acercarnos la historia que su autor (autora en este caso) quiere acercarnos, y que no precisaría, por tanto, de códigos previos que nos ayuden a descifrarla. La obra de Nely García es una novela cercana, donde cada uno de nosotros puede reconocer múltiples y cotidianas situaciones que sin duda somos capaces de reconocer: las dudas emocionales, la indecisión para encontrar el camino por el que orientar nuestra vida, los tropiezos, los arrepentimientos, las caídas, la apatía,… Y también la falsedad vital que provocan a nuestro alrededor las apariencias, esas apariencias sociales de las que todos hemos sido víctimas alguna vez, y que le dan título a la obra haciéndonos reflexionar hasta que punto merecen la pena para vivir nuestra vida de una manera plena y satisfactoria. Todo ello queda ahí para vuestro descubrimiento personal a través de la lectura de la novela que hoy presentamos aquí. Y ahora preferiría finalizar mi intervención convirtiéndome en posible interlocutora de todos los presentes lanzándole a Nely una serie de preguntas que nos ayuden a conocerla mejor. A ella y a sus inquietudes, porque muchas veces, ese mejor conocimiento de la persona que se esconde detrás de una obra facilita el acercamiento a la misma. Así que con su permiso y con el de ella, allá vamos: 1. ¿Por qué el salto de la expresión plástica a la literaria? • Porque los libros son más fáciles de mover que el arte plástico y ya a mi edad me resulta más cómodo transportar libros que cuadros. Además, he descubierto que la literatura es una forma de expresión quizás más completa aún que el arte plástico. 2. ¿Por qué novelas? ¿Qué buscas en ellas? • Porque me permiten reflejar con más detalle la atmósfera en la que se mueven los personajes de las difetentes épocas 3. ¿Por qué un protagonista masculino para “Lo aparente”? ¿No te hubiera sido más fácil meterte en la piel de una mujer para estructurar la historia? • Me pareció que dadas las características de la época en la que se desarrolla la historia, y los aspectos que quería incluir en la misma a la historia le venía mejor que el protagonista fuera un hombre y no una mujer, que le iba a dar más posibilidades de movimiento 4. De esta novela, ¿cuál ha sido la parte o el aspecto que más trabajo te ha costado afrontar? • Sin duda la parte relacionada con la guerra de Ruanda pues no conocía bien el suceso y tuve que realizar un arduo trabajo de investigación para documentarme adecuadamente al respecto. 5. ¿Puedes desvelarnos algunos de los aspectos del proceso de creación de esta novela? • El proceso se parece a cualquier otro. Primero me surge la idea y después la desarrollo 6. ¿Qué destacarías de “Lo aparente” frente a tus anteriores obras? • Fundamentalmente que es la único a que he escrito en primera persona. A partir de estas concisas respuestas de la autora, el coloquio se extendió por un rato, a lo largo del cual se fue puntualizando para el público algunos de los aspectos de estas contestaciones y alguna otra consideración más que fue surgiendo durante el coloquio. Publicado por Mercedes G. Rojo

 

Pequeño texto de la narrativa sin publicar -Lo que es y lo que podría ser-.

Sinopsis y pequeño texto extraído de mi novela sin publicar Lo que es y lo que podría ser, .Narrativa utópica.

….Trascurre el año dos mil quince y Alicia recapitula su vida al mismo tiempo que vive la actualidad integralmente. Pensaba en lo que había percibido en el pasado, y lo que percibía en la actualidad. Un día entre sueño y vigilia entrevió lo que pudo haber sido si la sociedad hubiese evolucionado de una forma diferente, donde los valores principales fueran la convivencia humana en armonía, y que la acumulación de poder en todas sus formas, y el egoísmo se hubiesen truncado hacia un deseo por el saber sin diferencias ni jerarquías, donde cada persona pudiese desarrollar sus capacidades innatas. La nueva sociedad no cometió los errores de la narrada por George Orwell en 1984, ni los de Un mundo feliz de Aldous Huxley sino, que evolucionó hacía la dirección adecuada. Eso fue posible por la obstinación y perseverancia, de unos jóvenes políticos que fueron capaces de luchar contra los poderes instalados y contra las debilidades propias, que la cultura equivocada vigente durante siglos habían hecho crecer en su interior, y quizás ayudados por un poder transcendente.

La evolución tecnológica era extraordinaria: erradicación del dolor, del valor posesivo, de la importancia personal, bienestar social alto instaurado en todos los campos, y una convivencia armoniosa. Sin embargo, el conocimiento místico quedó durante años al mismo nivel. La nueva sociedad es consciente de que tecnología, y transcendencia deben de caminar al mismo tiempo, si no quieren que por falta de el equilibrio necesario la primera se derrumbe. Esa constatación les empuja a trabajar para conseguirlo y utilizando la evolución tecnológica descubren un planeta mágico donde la racionalidad y lo abstracto se funden. Esa fusión da lugar a un conocimiento superior donde la consciencia ampliada y el amor instaurado, les permite acercarse a la evolución total.

Cuando Alicia despierta y la ensoñación es reemplazada por la realidad cotidiana: con las elecciones generales, la militancia de su nieto en un partido progresista, y todos los inconvenientes que ofrece una convivencia donde el poder, los prejuicios, la desigualdad y los fanatismos están presentes en todos los campos, por un momento un desánimo se apodera de ella. Pero un minuto después su mente se ilumina y revive su sueño. Esa visión le permite vislumbrar que la sociedad actual, en cualquier momento puede truncarse por la evolución soñada, y el progreso es solo cuestión de tiempo.

Además de una reflexión sobre la política actual y la posibilidad de cambio, la autora va plasmando y comparando vivencias parecidas en ambas realidades, (la supuestamente real y la soñada) y el contraste es evidente. Mientras en la actual sociedad todas las decisiones están sometidas a prejuicios, o imposiciones culturales, en la avanzada todo fluye de forma natural y armónica.

!º párrafo extraído.

David era miembro de un partido emergente y formaba parte de su cúpula. Trabajaba como economista brillante en una empresa, y también había estudiado ciencias sociales. Apreciaba a su abuela paterna por haber pasado temporadas con ella cuando era niño, y además admiraba su clarividencia en temas como la filosofía existencial, o la evolución humana plasmada en libros.

—Hola abuela ¿cómo estás?

Los ojos de Alicia se iluminaron mientras observaba su nieto ¡qué guapo era —pensó antes de contestar.

—Pues no muy bien hijo por los eventos que nos rodean —el joven la miró cariñoso y añadió.

—¡Ya lo sé! por eso nosotros intentamos que se produzca un cambio en la sociedad.

—Habéis reflexionado sobre el ¿cómo, o solo sobre el cambio?

!º Extracto de la parte ficción utópica

Al móvil de Alicia llegó un mensaje <<un hombre había intentado ejercer la violencia, a las ocho de la tarde asamblea general para conocer las causas injustificadas de ese comportamiento en la sociedad vigente, donde la violencia no existía>>.

Alicia sintió curiosidad por saber más y decidió que no la seguiría por el móvil, sino que estaría presente.

Las aberraciones que existían en el año dos mil quince respecto a la violencia de género, y toda clase de imposiciones allí no existían y por esa razón cuando alguien presenciaba algún indicio, toda la sociedad se ponía en movimiento. Alejandro no quiso acompañarla ese día por estar confortablemente leyendo en el jardín. Se respetaban las decisiones de cada uno de una forma natural y alegre.

La tecnología del transporte público estaba muy avanzada. Algunos coches se movían por espacio aéreo y otros por tierra, pero la energía que consumían ambos era eléctrica, o algo similar que no generaba polución. Escogió el aéreo porque el pabellón de conferencias quedaba lejos. Pulsó una tecla de su móvil y a los dos minutos una especie de pájaro grande se posó delante de ella. Las puertas automáticas en el nacimiento de sus alas se abrieron. Alicia se introdujo en el interior; los asientos confortables estaban casi todos ocupados y una señal intermitente con resplandor amarillo le señaló un asiento libre. El artefacto se elevó por encima del transporte rodado, pero siguiendo el mismo trayecto de grandes avenidas. En tres minutos aterrizó delante de un pabellón impresionante por su originalidad y belleza, <<una muestra más de que los mejores ocupaban todos los campos>>, —pensaba.

El interior era atractivo y confortable; la sala estaba en el primer piso pero los asientos que formaban semicírculo se elevaban hasta el quinto. En la parte de abajo  y en un plató también semicircular tapizado el suelo de color azul, con sillas de estilo moderno alrededor de una mesa de madera noble se encontraba un micrófono, y el conjunto ofrecía un aspecto agradable.

Ella se instaló en el asiento que otra señal con luz intermitente <<esta vez de color verde>> le indicó: se encontraba a la altura del segundo piso y en frente del asiento había un micrófono para hacer preguntas, o sugerencias si lo deseaba. El recinto se llenó con rapidez y el conferenciante un hombre de mediana edad y con semblante risueño hizo su aparición.

El hombre después de presentarse comenzó.

—En estos casos es necesario recordar la historia: como sabéis en las sociedades antiguas la violencia estaba presente en toda forma y lugar, mayoritariamente. Los principales motivos que la provocaban eran: el sentirse inferior, o pobre, el deseo de dominar a los débiles para ocultar su cobardía, (donde las mujeres , o niños  eran los más vulnerables) de posesión, o el consumo de alguna droga.

En nuestra sociedad nadie puede sentirse inferior porque todas las personas son valoradas por igual, independientemente de los trabajos que desarrollen, tampoco se pueden sentir pobres pues todos disfrutamos una situación de desahogo económico sin diferencias, y además, nosotros no consentimos ninguna clase de dominación, ni de posesión, pues todo pertenece al conjunto. Ese proceder nos ha permitido el prosperar en casi todos los campos digo <<casi>> porque existe uno en el que aunque hemos avanzado todavía no lo suficiente, <<sobre el significado y origen de toda vida>> pero estamos en ello y como siempre un equipo compuesto por los mejores se está ocupando, y por último: en nuestra sociedad las drogas perjudiciales están prohibidas. ¿Qué motivos le han incitado a las violencia? Lo averiguaremos pues como siempre un equipo especializado se pondrá manos a la obra para averiguarlo y ayudarle.

Todos aplaudieron.

El supuesto culpable estaba sentado en un lugar cercano al conferenciante, pero su persona estaba protegida por una pantalla especial y el público solo podía escuchar su voz pero no identificarlo.

Con ternura el conferenciante pregunto.

—Haber muchacho ¿qué motivos te llevaron a ser violento?

El culpable parecía no estar muy seguro porque tardó unos segundos en responder y finalmente —dijo.

—Bueno yo salía con una chica de la cual estaba enamorado, y ayer me dijo que deseaba romper. Dentro de mí surgieron unas ganas incontrolables de golpearla. No lo logré porque ella supo esquivar los golpes, y pienso que fue mejor.

El conferenciante con su amabilidad -le preguntó-

—¿Sabes lo que es el amor?

—Creo que sí —contesto el muchacho. Yo siempre la tenía en mí mente y ocupaba todos mis pensamientos era algo que no podía controlar.

El conferenciante —añadió.

—Es lo que me temía: ese enamoramiento era habitual en las sociedades del pasado es una obsesión que ronda la patología. ¡Tú no quieres a la muchacha! tenías deseo de poseerla y dominarla, cuando te rechazó la energía acumulada por el deseo emergió sin control. Si sintieras amor hacia ella la hubieses seguido queriendo después del rechazo. El amor es un sentimiento que surge y no pide nada a cambio por sentirlo, si lo que sientes fuera amor respetarías su decisión deseándole lo mejor y su felicidad también sería la tuya.

En la sala irrumpieron los aplausos y el conferenciarte —continuó.

—La armonía en la cual vivimos nos ha costado mucho esfuerzo el conseguirla, y no estamos dispuestos a retroceder. Este muchacho por razones que el equipo averiguará no se sentía bien en su piel (como se dice vulgarmente) y buscaba su bienestar de forma equivocada. Pienso que las personas con erudición en el tema logrará que el muchacho encuentre el camino adecuado, y se sienta satisfecho por vivir. Pueden hacer sugerencias -dijo-

Una persona —afirmó.

—Creo que está en buenas manos.

Todos aplaudieron el evento había finalizado.

2º Extracto

Hoy os aconsejo que os mováis por el planeta en soledad, y si en algún momento el mundo energético aparece observarlo de forma breve y natural.

Después de desearles suerte y decirles que ellos les observaban desde lejos, en la hipótesis de cualquier dificultad ellos aparecerían. Después les dejó.

Todos estaban tranquilos y seguros en apariencia. Cada uno tomó un camino diferente expectantes y recelosos pues aunque las palabras del monitor les infundieron confianza, a la hora de emprender una ruta desconocida en solitario producía en ellos algo de inquietud.

Alicia caminó un tiempo entre animales y plantas; los primeros se movían con tranquilidad, algunos lo hacían en grupos y las plantas desprendían sosiego y armonía. Durante unos momentos percibió la energía cubriéndolo todo. Las plantas con su aureola tenían colores azulados pero con distintos matices en cada variedad, y en el espacio aparecían una especie de rayas luminosas en constante ebullición, y ella misma se observó como un globo trasparente, con filamentos luminosos en su interior. Esa visión de sí misma le produjo desconcierto, hasta que los ojos de Alicia se posaron en una planta que brillaba intensamente, y en su interior transparente los filamentos energéticos, se agitaban de forma rítmica y armoniosa; la sutilidad del color cambiaba con más, o menos intensidad. Alicia se acercó para observarla mejor y en ese momento el paisaje volvió a ser el habitual. Se dio cuenta de que la planta observada era la misma que se cultivaba en el planeta Tierra, porque sus frutos contenían los nutrientes necesarios para alimentar la vida racional. Sintió como la planta la invitaba a sentarse a su lado. Lo hizo en una piedra grande que se encontraba a su lado y entabló conversación con ella de forma telepática, su mente le transmitía el mensaje de la planta, y ella contestaba de igual manera.

—Debes de ser una planta muy importante pues he visto que tu luminosidad era superior al de tus compañeras, —dijo Alicia.

—No soy más importante que mis compañeras, aquí y en todo lugar, todos tenemos la misma importancia. Cada uno desarrollamos nuestra misión como podemos; la mía consiste en engendrar frutos por medio del amor para saciar las necesidades de criaturas que todavía necesitan alimentarse. La gran energía que poseo me permite el producir de forma constante; unos frutos están maduros, otros en proceso de maduración, y mientras, otros nacen. Siento un placer continuo reproductivo, y soy muy feliz saciando las necesidades de las criaturas, ¡mira! este fruto está en su punto puedes probarlo.

Alicia observó como un fruto redondo y bello se movía. Alargó la mano lo tomó y lo llevó a su boca; un sabor exquisito y refrescante, inundó toda la sensibilidad de su ser.

—¡Que sabor tan sublime! muchas gracias por ofrecerme uno de tus hijos,

—dijo Alicia.

—¡No me des las gracias! yo siento un placer superior al tuyo cuando lo saboreas.

Alicia la miró con cariño y le dijo.

—¿No sientes cansancio al engendrar y ocuparte de que los frutos se desarrollen al mismo tiempo?

Alicia se dio cuenta de que la planta sonreía y se iluminaba, e intuyó la felicidad que sentía antes de que contestara.

—No puedo sentir cansancio pues es un acto constante de amor, con la energía total.

 

Alicia permaneció al lado de la planta un tiempo indefinido y feliz, hasta que su mente le recordó a los compañeros del grupo, que quizás la esperaban y debía de regresar al pabellón. Al instante vislumbró el edificio algo alejado.

Se despidió de la planta sin palabras y mientras se dirigía al lugar donde supuestamente la estaban esperando su mente permanecía en un estado de reposo, donde no cabía otra cosa que una especie de plenitud, y la perseverancia por seguir caminando en un tiempo y lugar desconocidos donde todo resultaba extraño y placentero.

 

 

ABSTRACTO OLEO LIENZO 81 X 65 (2000)