EL PAÍS Babelia, pensamiento Breve defensa de un agnóstico

El vacío que inunda mi existencia

me impide afinidad con otra cosa

que no sea el agnóstico sentido

de la duda que acompaña la evidencia.

La inmensidad inalcanzable me rodea,

el deseo de armonía me desvela

y se topa con la regla del más fuerte,

transformando pretensión en ardid quimera.

Sin embargo, el saber de la era cuántica

ilumina el sentido del futuro

que puede transformar en melodía

el agnóstico elixir de la carencia.

Nely  García, poema.

Anuncios

Fragmento de la narrativa en construcción, -Híper consciencia- ciencia ficción.

Recordaba un poema que él había compuesto hacía algunos años. Creía que plasmaba su estado de ánimo actual y decía así.

 

Yo no comprendo la vida, ni tampoco sus razones,

a ciegas voy caminado entre amor y desazones.

Y mi tiempo va pasando con dolores y alegrías,

como todo ser viviente añoro sabiduría.

 

Alejandro pensaba, que era el momento de añadir alguna estrofa.

 

Sé mucho más que sabía pero sigo en la ignorancia,

cuanto más voy descubriendo nuevas sombras van surgiendo.

Con mi consciencia ampliada vislumbro ¡tantos supuestos!

el tiempo del infinito se encuentra sin saber ¿cómo?

en las redes del finito.

¡Morir, ya no es un consuelo!  ¡la identidad, un misterio!

que se instala ¿no sé dónde?, multiplicando vivencias

que escapan a lo consciente, ¡impotencia del presente!

laberinto inalcanzable para el pobre entendimiento.

N. G.

 

Ser y poder ser, narrativa utópica.

Un campo energético crea los mundos

y los seres desarrollan su consciencia,

el carácter primitivo del comienzo

les condena a vivir en la ceguera.

Si acumulan energía en abundancia

despiertan y erradican la ignorancia.

Un mundo de opulencia material

les empuja a descubrir su identidad,

en camino transcendente que apasiona

y estimula a sentir su brevedad.